¿Hubo una revolución en 1968?

¿Hubo una revolución en 1968?

Una vez más el cumpleaños del Mayo francés ha vuelto a enredarse en el laberinto del desprecio y la admiración. Como si medio siglo hubiese pasado en balde y no estuviese todo ya dicho. Ni revuelta de pijos universitarios, ni ‘espíritu flower-power’. Detractores acérrimos al margen, hay un cierto consenso entre sociólogos e historiadores de que lo que explotó y se agotó como revuelta tuvo efectos transformadores a muy largo plazo. Sí, hubo una revolución. Repasaré algunas de las piezas de su narrativa y sus paradojas para observar si esto fue efectivamente así. Sigue leyendo

El último profesor

El último profesor

María tiene ingresos garantizados de por vida para poder vivir holgadamente. Cuando perdió tres años atrás, en el año 2050, su puesto de trabajo de arquitecta en la empresa de construcción, al ser sustituida por Kyle, un roboarquitecto con forma humana, le fue concedida la Renta de Garantía Nivel 3. Fue una pena no haber conseguido en 2028 la certificación de estudios C2 o haber podido mantenerse en el empleo un par de años más, pues en ese caso hubiese conseguido la renta de Nivel 3.2. Sigue leyendo

Sin sembrar no recogeremos los frutos

Sin sembrar no recogeremos los frutos

Dos recientes informes, uno publicado por la Comisión Europea y otro por Institución Futuro, ponen de manifiesto las principales deficiencias del sistema de innovación español y navarro de ciencia y tecnología. La Comisión sitúa a España entre los países con peores niveles de innovación. Entre 2010 y 2016 el rendimiento ha empeorado, penalizado por la falta de financiación y la reducida inversión pública, la escasa aportación de las pymes, el bajo emprendimiento de naturaleza tecnológica, Sigue leyendo

El agua como recurso energético

El agua como recurso energético

De M.d.Mar Rubio-Varas y Diego Sesma

¿Qué es lo primero que les viene a la cabeza si les preguntan por el agua como recurso energético? En general la respuesta más frecuente suele ser: ¡claro, los pantanos! Sí, pero no. El agua es crucial en la producción de energía, y en especial de energía eléctrica. Pero sólo un 15 por ciento de la electricidad que se produce en el planeta es de origen hidroeléctrico, es decir, la procedente de las presas. La inmensa mayoría de la electricidad mundial, en torno al 80 por ciento según los datos de la Agencia Internacional de la Energía (IEA), Sigue leyendo

¿Crecimiento económico sin progreso social?

¿Crecimiento económico sin progreso social?

Con el propósito de hacer un diagnóstico de la situación actual de la economía y ofrecer algunas propuestas de mejora, repasemos primero los principales indicadores, mirando hacia atrás.

La situación de la economía española en 2007 era la de una economía aparentemente sólida. El PIB crecía un 3,5% y la tasa de paro era inferior al 10%. Un crecimiento impulsado por una enorme burbuja inmobiliaria alimentada por un elevadísimo endeudamiento privado de empresas y particulares. Sigue leyendo

¿Banca pública en Navarra?

¿Banca pública en Navarra?

Hace unas semanas, la Corporación Pública Empresarial de Navarra (CPEN) organizó una conferencia en la que se presentaron tres ejemplos de bancos públicos extranjeros:  Investitionsbank Berlin (Alemania), BNG Bank (Holanda) y Finlombarda (Italia). Tras las presentaciones individuales de los directivos que acudieron al acto, me tocó ejercer de moderador en una mesa redonda. Durante algo más de una hora se intercambiaron interesantes opiniones y consejos sobre la conveniencia de crear una banca pública en una región europea como Navarra. Sigue leyendo

Extraños en un tren

Extraños en un tren

La serpiente foral del verano ha sido el debate político y económico sobre las infraestructuras ferroviarias y en particular sobre las líneas de alta velocidad (LAV) y el corredor ferroviario de Navarra.

El 14 de junio, Javier Cebollada, publicaba en este blog un post en el que aludía al informe anual  del World Economic Forum en el que se subraya de la importancia de las infraestructuras en el desarrollo. El 1 de julio, Diario de Navarra publicó un artículo que sobre el tema escribí junto a Josetxo Beriain, Humberto Bustince y Fernando de la Hucha. Sigue leyendo

Energía y sostenibilidad

Energía y sostenibilidad

La semana que viene, en el marco de las actividades planificadas en celebración del 30 aniversario de la UPNA, participaré en uno de los diálogos sobre energía y sostenibilidad. Es por ello que he decidido dedicar esta entrada del blog al tema.

El término “sostenible” lo popularizó en 1987  la Comisión Brundland de las Naciones Unidas que definió como “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Sigue leyendo

Competitividad: del país a la empresa

Competitividad: del país a la empresa

En Septiembre de 2016 se publicó el Informe del World Economic Forum sobre la competitividad de los países 2016/2017. La competitividad puede definirse como el “conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”. El informe, que se publica cada año, es elaborado por un equipo capitaneado por el expresidente del F.C Barcelona y economista catalán Xavier Sala-i-Martí. España ocupa la posición 32º de 138 países incluidos, habiendo mejorado continuamente en los últimos 5 años (en 2012/2013 ocupó el puesto 36º, Sigue leyendo

Bitcoins,…bad coins?

Bitcoins,…bad coins?

El pasado 12 de mayo el mundo se estremeció. Miles de ordenadores en decenas de países recibieron un mensaje inquietante.  Se trataba de un ciberataque producido por un virus llamado ransomware. Este virus encriptaba los equipos y para recuperarlos había que pagar un rescate de 300 dólares. Según publicó El País dos días después, se habían registrado más de 45.000 ataques en 74 países. En España, la alarma saltó a media mañana de aquel viernes cuando empleados de Telefónica notificaron a sus jefes que habían recibido un mensaje que literalmente decía:

“Ooops, tus archivos han sido encriptados… El pago se acepta en bitcoins solamente.”

En mi último post publicado en este blog, La insoportable levedad del dinero, reflexionaba sobre la previsible desaparición del dinero en efectivo y los efectos que dicha desaparición podría tener para el conjunto de la sociedad. Según el ex economista jefe del FMI Kenneth Rogoff, la desaparición de los billetes dificultaría la consecución de delitos tales como la corrupción, la evasión fiscal, o el tráfico de drogas y pondría serias trabas a la realización de transacciones dentro de la economía sumergida.  En este mismo post se señalaba que, en los últimos tiempos, y como una posible alternativa al dinero en efectivo, estaban surgiendo cibermonedas, como bitcoin, que bien podrían difuminar los efectos positivos anteriormente señalados. Pero, ¿qué es un bitcoin y, muy especialmente, por qué es la moneda elegida por los cibercriminales?

Picture1

Mensajes internos que recibieron los empleados de Telefónica el pasado 12 de mayo.

La historia de los bitcoins es corta. Aunque hubo una serie de pasos previos imprescindibles para su aparición, los primeros bitcoins, tal y como los conocemos en la actualidad, se emitieron el 3 de enero de 2009. Su creación siempre ha estado rodeada de un cierto halo de misterio. A día de hoy, aunque ha habido diversos intentos por adjudicarse su autoría, entre los que destaca el del australiano Craig Steven Wright, se desconoce quién fue su creador. Son muchos los que creen que fue un tal Satoshi Nakamoto, estudiante de doctorado, quien publicó en 2008 un artículo titulado Bitcoin: A Peer to Peer Electronic Cash System, pero está comúnmente aceptado que se trataba de un pseudónimo utilizado por la persona o personas que dieron a luz el proyecto y cuya identidad sigue siendo un auténtico misterio.

Los bitcoins son monedas descentralizadas que, sin la supervisión de ningún banco central, se intercambian a través de redes P2P que están cifradas y cuyas transacciones son completamente anónimas.  Se obtienen generalmente en casas virtuales de cambio. En Internet se pueden encontrar un gran número de ellas, pero quizás sea Coinbase una de las más populares. Existen también sitios web donde se pueden intercambiar bitcoins directamente entre los usuarios y, más recientemente, están apareciendo cajeros automáticos que operan de forma similar a los tradicionales.

Una de las principales características de los bitcoins, característica compartida con el dinero en efectivo, es que preservan el anonimato de quien los intercambian, pero en este caso lo hacen facilitando enormemente la transacción, ya que ésta puede realizarse virtualmente sin necesidad de un intercambio físico en un lugar determinado. Lo que en principio es una ventaja notable para los usuarios honrados, se convierte en un peligro potencial al facilitar, por ejemplo, el cobro a los extorsionadores del ciberataque del pasado 12 de mayo. Las principales agencias de seguridad reconocen que es tremendamente difícil, por no decir imposible, seguir el rastro de este tipo de operaciones.

Al no tratarse de monedas emitidas por un Estado ni por una agencia multilateral, es difícil determinar quién podría establecer su regulación y asegurar la aplicación efectiva de dicha regulación. En cualquier caso, las instituciones están reaccionando. De hecho, el pasado 16 de diciembre, el Consejo de la Unión Europea hizo una petición al Parlamento Europeo y a la Comisión para trabajar hacia la prohibición del anonimato de este tipo de transacciones, ante la imposibilidad de rastrear su origen en estas plataformas, al estar poco regulado su cambio a divisas corrientes como el euro, la libra o el dólar.

“Las principales agencias de seguridad reconocen que es tremendamente difícil, por no decir imposible,  seguir el rastro de este tipo de operaciones.”

Una vez más nos enfrentamos a la polémica entre seguridad y libertad. Qué duda cabe de que no hay nada intrínsecamente perverso en la realización de transferencias a través de bitcoins. De hecho, éstos pueden utilizarse por sus usuarios como un mecanismo de defensa ante la intervención arbitraria de los bancos centrales, cuyas decisiones pueden afectar de manera determinante al valor de sus ahorros, pero también podría argumentarse que una pistola puede utilizarse por estos mismos usuarios para defenderse ante posibles agresores y, al menos en Europa, no permitimos que cualquiera tenga un arma.

A %d blogueros les gusta esto: