¡Gratis!

¡Gratis!

En el mundo al que estamos acostumbrados, el mundo físico, la palabra “gratis” nos llama la atención y nos seduce, nos hace girar la cabeza y detenernos cuando la leemos en el escaparate de una tienda o en el anuncio de la revista que estamos ojeando. En el mundo al que nos estamos acostumbrando, el mundo digital, sin embargo, lo extraño es tener que pagar por acceder a un contenido en la web o por descargar una aplicación para nuestro smartphone. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: