África, economía y violencia

África, economía y violencia

de Gloria Sanz Lafuente y Joseba De la Torre

El camerunés Rudolf Duala Manga Bell fue ejecutado el 8 de agosto de 1914 por la administración colonial alemana. Dejaron su cuerpo suspendido tres días en la horca para atemorizar y que sirviese de ejemplo. Adolf Ngoso Din, su secretario, fue asesinado el mismo día. Se oponían a la usurpación masiva de tierras y al traslado forzoso de población. Fueron declarados ‘culpables de alta traición’. Con el nuevo gobernador, Otto Gleim, las tierras pasaron a pertenecer al kaiser Guillermo II y se ideó un sistema de segregación y ocupación .  No sirvió de nada el tratado firmado en 1884 entre su abuelo el rey Duala y el representante del Reich, que garantizaba privilegios de comercio y la posesión de la tierra. Este pueblo de pescadores, agricultores y comerciantes se había relacionado con europeos desde hacía siglos. 

Al igual que Francia o Gran Bretaña, con el Tratado de Berlín (1885) Alemania buscó la expansión en África. En sus colonias dominó el sector primario con fines comerciales. El despegue de los usos del caucho, sin ir más lejos, en una naciente industria del automóvil, el cacao, el ébano, las piedras preciosas, el marfil o el aceite de palma fueron algunos de los protagonistas de este proceso. Y también lo fueron los empresarios-comerciantes de Hamburgo. Derrotado en la primera guerra mundial, el imperio alemán perdía sus dominios de ultramar. En Camerún, británicos y franceses continuaron ejerciendo el poder hasta su independencia en 1960. 

¿Quién fue Rudolf Duala Manga Bell? Era hijo de Auguste Ndumbe Manga que reinó entre 1897 y 1908. Formó parte de la élite local asimilada en las colonias. Su padre lo envió a Alemania y allí estudió en el municipio de Aalen y en la ciudad de Ulm (Baden-Württemberg). De la primera procede la foto en la que puede verse a un joven Duala junto a la familia del profesor que le acogió. Aprendió alemán, estudió bachillerato, disfrutó del baño al aire libre con sus compañeros de clase y participó en actividades culturales en unos espacios en los que no era habitual el contacto con africanos. A su regreso a Camerún, los funcionarios coloniales elogiaban su inteligencia y modales europeos, aunque persistían los comentarios racistas.  Era “el buen alemán”, como titulaba su libro Christian Bommarius. A veces, se les difamaba como “Hosenneger” (negros con pantalones), porque se les veía como amenazantes para el sistema de segregación racial.

Fuente: Familienarchiv Rolf-Dieter Röger und Georg Röger. Stuttgarter Zeitung, 12.09.2022.

Hubo un triste final para nuestros dos protagonistas con nombres tan irónicamente germanos, Rudolf y Adolf. Fueron víctimas de una “justicia” como la que acaba de sufrir Majid Reza Rahvanard en Irán. Antes de su asesinato, Manga Bell había redactado una petición al parlamento alemán. Conocía y creía en un estado de derecho del que nunca formó parte. Buscó apoyo entre misioneros, diputados, abogados y funcionarios.  Y hubo quien escuchó. También fueron ejecutados ese mismo día de 1914 los dos reyes de los Batanga, Wilhelm Madola y Endande Mbita. 

Años antes, entre 1904 y 1907, el comandante militar del ejército prusiano en África Sudoccidental, Lothar von Trotha ordenó exterminar a los pueblos Hereros y Nama en Namibia. Y ni siquiera la pérdida del imperio tras 1918 acabó con el sueño colonial. Lo reflejaba bien el arranque de la novela de Ödon von Horvath publicada en 1937. Un atónito profesor de Geografía e Historia recibe la visita del airado padre de uno de sus alumnos porque le ha corregido su redacción por racista. La novela acaba con el profesor siendo destinado a África y su lacónico “El negro se va con los negros”.

La ocupación de tierras, la apropiación de recursos o aniquilar otras estructuras culturales y económicas fueron hechos habituales. Recuperar esta historia parece más fácil en Alemania que en otros países con pasados coloniales más duraderos. Es una tarea emprendida hace pocos años. Ha surgido cuando la losa del nazismo ha dejado ver otras cuestiones y en ella han participado diversos promotores. En 2021 culminaron las conversaciones entre el gobierno alemán y el de Namibia con un acuerdo de reparaciones no exento de tensiones. 

Manga Bell es hoy un mártir y héroe de la libertad en Camerún. Su familia ha buscado desde hace años rehabilitarlo en Alemania. Han encontrado quienes han escuchado en medio de un contexto internacional agitado por las demandas procedentes de las antiguas colonias. Artistas, científicos, activistas y gestores culturales han colaborado en esta labor, junto a informes desde instancias políticas sobre la restitución de obras de arte, restos biológicos y materiales diversos. Un ejemplo es el de Felwine Sarr y Bénédicte Savoy (2018) en Francia. 

Desde abril puede visitarse una exposición en el Markk de Hamburgo con el título “Hey, Hamburgo. ¿Conoces a Duala Manga Bell?”. Pocos lugares hay tan apropiados para revisar el pasado colonial como el antiguo museo etnográfico. Este octubre se inauguró la plaza Rudolf Duala Manga Bell en Ulm, junto al edificio histórico de Justicia. ¿Instrumentos de memoria? No. Son excelentes herramientas de educación cívica y democrática, así como de acercamiento a otras relaciones transnacionales. Y permiten observar lo difícil que ha resultado separar economía y violencia en África. Hoy se sigue usurpando tierras y expulsando poblaciones.   

2 responses

  1. Artículo muy interesante. Trata de temas que ignoramos y tampoco vamos buscando. Es necesario que haya personas que indaguen sobre ellos y nos ofrezcan una información veraz y objetiva. No es sólo información, es reparación.

    Me gusta

  2. Pingback: África, economía y violencia | Por mil millones de africanos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: