La recuperación por debajo de las expectativas

La recuperación por debajo de las expectativas

Los datos agregados de la economía española muestran que el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre anterior ha sido de un 2%. La recuperación económica está en marcha, pero todavía resulta incompleta y desigual. La economía sigue una senda de mejora más débil de lo previsto y notablemente inferior a la de las principales economías de la UE. ¿Qué está pasando para este resultado tan modesto? ¿Qué luces y sombras presenta? El impulso viene de un buen comportamiento de la inversión, sobre todo en maquinaria y bienes de equipo, y las exportaciones ayudan y evolucionan favorablemente como consecuencia de la mejora de la demanda exterior.

 Si desagregamos la información por sectores institucionales de la economía; familias y autónomos, empresas sociedades no financieras, financieras y administración pública obtenemos una fotografía más precisa de los motores de la recuperación. Una característica importante de la senda de crecimiento que se sigue resulta de la heterogeneidad que se observa en la evolución de la actividad de los distintos sectores: el sector de administraciones públicas no cambia la tendencia en su evolución creciente desde antes de la pandemia y acelera su crecimiento durante la misma. Así, su VAB en el IIT2021 es un 11.2% superior al del IVT2018. Hay un fuerte componente contracíclico en la actividad del sector público con la contrapartida de un aumento muy notable del endeudamiento. El rasgo que caracteriza el VAB del sector de sociedades financieras es el de una actividad estable, antes y durante la pandemia. Por el contrario, los sectores institucionales donde retrocede la actividad durante la pandemia de forma muy notable son el de familias y autónomos y sobre todo, el de las empresas mercantiles no financieras que representan el 80% del VAB agregado total. Concretamente, el VAB del sector de SNF inicia a partir del IT2020 una senda descendente hasta el IT2021 cuando se sitúa en el 85% del valor máximo alcanzado en el IVT2019. El VAB del sector de Familias y Autónomos crece de forma más moderada que el de las SNF en los años previos a la pandemia, y no desciende tanto durante la misma. Por tanto, la caída de la actividad económica se concentra con mucha intensidad en el sector de empresas mercantiles no financieras y en menor medida en familias y autónomos.

Para completar esta breve descripción, el Banco de España (2021) realiza una encuesta a una muestra de sociedades no financieras españolas sobre sus expectativas de crecimiento futuro.  La respuesta de las empresas indica que en el cuarto trimestre del 2021 se mantiene la recuperación de las ventas y empleo. Además, la mayoría consideran que este proceso va a continuar en el inicio de 2022 aunque con menor intensidad. Las empresas indican también que en los próximos trimestres continuará la traslación de los aumentos de costes a precios. Por último, más de un tercio de las empresas encuestadas responden que ya han alcanzado sus niveles de ventas anteriores a la pandemia y otro tercio adicional espera alcanzarlo a lo largo de este año. 

En definitiva, el sector de las empresas mercantiles no financieras es a la vez el más importante, cuantitativamente, de los sectores institucionales por su mayor aportación al VAB, y también el que experimenta una mayor contracción en su actividad durante la pandemia. Por todo ello es también el que tiene por delante la mayor brecha entre su nivel de actividad actual y el nivel para el que se considera completada la recuperación. La contracción muy significativa de la inversión, los problemas en el funcionamiento de las cadenas globales de suministro y producción y unas expectativas de inflación de costes están, sin duda, retrasando la reacción de la oferta a los incrementos de una demanda que se recupera.

 Va a resultar por otro lado muy difícil que el empuje sostenido al crecimiento provenga de las sociedades financieras (bancos, seguros y sociedades de inversión) y la Administración Pública. Las primeras por el estancamiento de su VAB, y porque se encuentran en plena transformación de su modelo de negocio; ajustes en su estructura de empleo, reducción de sucursales y cambios en la oferta de servicios que ofrecen para mejorar su rentabilidad. Y la segunda, porque después del impulso temporal y extraordinario de los fondos europeos del Next Generation, deberá abordar la necesaria consolidación fiscal. Todas las administraciones públicas, estarán obligadas a reducir, de forma ordenada, el enorme endeudamiento acumulado en estos años de crisis. Por tanto, la palanca para un crecimiento sostenido e intenso del VAB, debe venir de la recuperación de la inversión empresarial que no sólo tiene que ayudar a corregir los cuellos de botella de la producción a corto plazo, ampliación de la oferta y mejora de la productividad, sino que se presenta como fundamental para afianzar el estímulo de demanda, más inversión, para un crecimiento robusto de la producción.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: