Competitividad fiscal y competitividad regional: cómo avanzar

Competitividad fiscal y competitividad regional: cómo avanzar

El final de año es un momento ideal para realizar balances. Podemos empezar por valorar si hemos cumplido nuestros objetivos personales: hemos adelgazado, dejado de fumar, visitado el país de nuestros sueños, conseguido un título formativo… y es también el momento de reflexionar sobre la situación económica del año. Y, en particular, hacer balance respecto al atractivo del entorno económico e institucional de Navarra en relación con el que presentan otras comunidades autónomas. Para ello, analizaremos la posición de Navarra en el índice de Competitividad Regional (ICREG, en adelante), elaborado por el Consejo General de Economistas. En estos días se publicará el referente a 2020/21. De hecho, está prevista su presentación para mediados de diciembre, por lo que los datos que se presentan aquí se refieren a lo publicado hasta el momento, que considera los años 2019 y 2020.  Para elaborar el índice de competitividad de las distintas regiones españolas se valora la posición de las CC. AA. en un conjunto de dimensiones que enumero a continuación: 

-EJE 1: Recoge las variables relacionadas con el entorno económico, su dinamismo y el tamaño de mercado. 

-EJE 2: Se construye con variables que informan sobre el funcionamiento del mercado de trabajo. 

-EJE 3: Se compone de variables que dan cuenta del capital humano. 

-EJE 4: Las variables están estrechamente relacionadas con el entorno institucional y social. 

-EJE 5: Incorpora la disponibilidad de infraestructuras básicas como uno de los factores clave en la competitividad de un territorio. 

-EJE 6: Los indicadores relativos al tejido empresarial amplio, sofisticado, internacionalizado, etc. 

-EJE 7: Recopila variables relacionadas con la innovación tecnológica.

El Gráfico 1 presenta la clasificación de las CC. AA. a partir de los valores del ICREG del año 2019.

Gráfico 1.  ORDENACIÓN DE LAS CC. AA. SEGÚN EL AÑO 2019 

Fuente. Elaboración propia a partir del Informe de la Competitividad Regional en España 2020 elaborado por el Consejo General de Economistas.

La Comunidad de Madrid ocupa el primer lugar del ranking de CC. AA. junto a la Comunidad Foral de Navarra y País Vasco. Estas tres comunidades forman el grupo de nivel competitivo relativo ALTO. El grupo de comunidades con nivel BAJO está constituido por Principado de Asturias, Región de Murcia, Castilla-La Mancha, Islas Baleares, Canarias, Andalucía y Extremadura, que ocupa el último lugar del ranking competitivo en 2019. Por tanto, el informe recoge que Navarra se encuentra en una posición de liderazgo respecto a la competitividad. Ofrece un entorno económico, social e institucional atractivo cuando se compara con el conjunto de regiones españolas. Como recomendaciones generales, el informe del Consejo General de Economistas señala que, todas las comunidades deben profundizar en el camino de la mejora de la sostenibilidad y orientar la inversión pública hacia sectores de alto valor añadido, para recuperar e impulsar la competitividad perdida durante la crisis sanitaria.

Cuando analizamos con mayor profundidad el ICREG, en el Eje 4, se recoge la incidencia recaudatoria del Estado (esfuerzo fiscal). Esta dimensión profundiza sobre el Entorno Institucional y contempla las siguientes variables: Delitos (número por mil habitantes), Déficit de las AAPP (% del PIB), Gasto corriente neto de intereses (€ constantes de 2010 por habitante), Desigualdad, base 2013 (S80/S20), Esfuerzo fiscal (%), Índice de Transparencia, Índice de transparencia de las CC. AA. (INCAU (1-100)), Deuda viva por habitante (€ por habitante). En Navarra, en este Eje, tenemos el valor máximo (10) y nos situamos en el segundo puesto en el ICREG. Estos datos se recogen el Gráfico 2. 

Gráfico 2. Perfil del ICREG.

Fuente: Elaboración propia a partir del Informe de Competitividad Regional del Consejo General de Economistas.

Otro indicador que mide el esfuerzo fiscal que realizan las distintas Comunidades, es el índice de Competitividad fiscal elaborado por la Fundación para el Avance y la Libertad. Este índice recoge la posición de las CC. AA. respecto al pago de impuestos de ciudadanos y empresas. En el Gráfico 3 se recogen de izquierda a derecha las CC. AA. (provincias en el caso de País Vasco) que pagan de menos a más impuestos.

Gráfico 3: Índice Absoluto de Competitividad Fiscal (IACF) Ranking absoluto 2020.

Fuente: Elaboración propia a partir de la tabla elaborada por Cristina Enache

Madrid, y las tres provincias vascas, son las dos CC. AA. que menos impuestos pagan. Navarra sigue en el puesto 14 de la clasificación por segundo año consecutivo. 

Por impuestos, el informe indica que los que más se pagan en Navarra son el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas y el Impuesto sobre el Patrimonio. En el Impuesto sobre sucesiones y donaciones estaríamos entorno al puesto 12 (respecto al resto de CC. AA.). 

Así que el atractivo de Navarra para convertirse en domicilio fiscal de personas físicas, resulta bastante limitado en este momento. La atracción de talento, un elemento esencial para competir en estos escenarios de la nueva economía puede resultar difícil dada la mayor carga fiscal que recae sobre las rentas medias y altas en Navarra en relación con otras comunidades autónomas o va a exigir de las empresas que hagan ofertas salariales más elevadas, afectando a sus costes, para compensar a las personas por el mayor esfuerzo fiscal que deben realizar en nuestra comunidad. Sin duda, debemos ser atractivos para competir por el mejor y más cualificado capital humano. Es el talento de las personas lo que impulsa el emprendimiento de base tecnológica y alto crecimiento y se incorpora a las empresas ya establecidas para ayudar a su consolidación y crecimiento y observamos que no ofrecemos los mejores incentivos fiscales para ello. Aquí, por tanto, hay un espacio de mejora.

Entre los impuestos que menos pagamos los navarros, estarían los Impuestos propios y el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. 

Respecto al Impuesto de Sociedades, aunque el tipo general aplicable en Navarra es el más alto de España (28%), el tipo medio efectivo es del 17,62% debido a la existencia de un número relevante de incentivos fiscales. Es decir, el mayor tipo impositivo se compensa luego con una reducción de la base imponible del impuesto por la activación de un conjunto de deducciones establecidas para fomentar la innovación tecnológica y de producto en las empresas. Pero ¿Por qué no aprovechamos la foralidad para hacer más atractivo el Impuesto de Sociedades (quitar el efecto óptico perjudicial del tipo general del 28%) para atraer empresas y seguir manteniendo un alto índice de competitividad regional? Con una remodelación de las bases imponibles del impuesto, su capacidad recaudatoria podría mantenerse inalterada, pero desaparecería la señal tan rotunda y desafortunada de un tipo elevado.

En definitiva, Navarra se encuentra en una posición ventajosa en los rankings generales de competitividad. Ofrece altos niveles de eficiencia empresarial, competitividad estructural, capital humano, innovación e infraestructuras básicas capaces de ofrecer un entorno atractivo para los negocios. Pero sin duda, podríamos aumentar su atractivo, con mejoras puntuales y bien diseñadas del entorno fiscal. Diseñando buenos incentivos fiscales para la atracción del mejor talento y modificando con reformas precisas el tratamiento del beneficio empresarial. Y todo ello sin afectar a la suficiencia del marco impositivo para financiar el gasto público que necesitamos para la recuperación de la economía y corregir las brechas sociales producidas.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: