Maynard y Virginia

Maynard y Virginia

Virginia Woolf, nacida Virginia Stephen, fue la mejor novelista de la historia contemporánea lo cual, dada la escasez de mujeres en los cánones al uso, equivale a decir de toda la historia. Esta es una afirmación radical, lo sé. Pero puesto que se trata de una opinión, no daré un paso atrás ni para tomar impulso. Toda su obra tiene un nivel tan excelso que para cualquier aficionado representa uno de los hitos más importantes de la literatura universal. Y como se ha destacado en los casi infinitos estudios sobre su obra, inaugura un nuevo estilo literario conocido como monólogo interior en el que la acción y la trama, características de la ficción clásica, se ven sustituidas por el universo dinámico del flujo de conciencia que otros destacados autores del s. XX, en particular William Faulkner o Samuel Beckett, adoptarían para cambiar para siempre la novela y acercarla al universo expresivo de la poesía (recuerdo que Faulkner decía de sí mismo que era un novelista a fuer de mal poeta).

Sigue leyendo

Elinor Ostrom en la Sierra del Perdón y la burbuja fotovoltaica

Elinor Ostrom en la Sierra del Perdón y la burbuja fotovoltaica

La apuesta por un sistema energético limpio ya está lanzada. Se le atribuyen efectos encadenados y virtuosos que nos sacarán de la profundidad de las crisis del siglo XXI. Es la palanca de la riqueza, proclama la propaganda. Gobiernos, ciudadanos y empresas confían una parte de sus esperanzas en que los fondos del Next Generation EU tomen la forma de proyectos de economía verde e impulsen una novísima política industrial y energética. Sin embargo, la transición energética encierra múltiples derivadas y exige reglas de gobernanza que garanticen el desarrollo de incentivos económicos y el equilibrio social. ¡Qué difícil!

Sigue leyendo

Sobre monopsonios y salarios mínimos

Sobre monopsonios y salarios mínimos

(Publicado anteriormente en Diario de Noticias)

Monopsonio es un palabro raro, de poco uso y mucho desconocimiento… incluso es difícil encontrarlo en los libros de Macroeconomía. Etimológicamente, el monopsonio vendría a ser un mercado con un único comprador (a diferencia del monopolio que sería un mercado con un único vendedor). Esto nos lleva a pensar en situaciones en las que hay escasez de demanda y abundancia de oferta; tal y como ocurre con frecuencia en los mercados de trabajo cuando unas pocas empresas demandan servicios de trabajo que son ofrecidos por una multitud de trabajadores. Son empresas que emplean mayoritariamente trabajo poco cualificado, que no requiere de especialización y que se retribuye a salarios bajos, próximos al salario mínimo interprofesional.

Sigue leyendo
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: