Cuatro crisis de empleo: la raíz cuadrada del COVID-19

Cuatro crisis de empleo: la raíz cuadrada del COVID-19

Hace casi un año escribí que cualquier cosa que se dijera sobre la economía a seis o doce meses vista seguramente estaría equivocada. Como historiadora económica me siento más cómoda haciendo análisis retrospectivo. Un año después de que se detectaran los primeros casos de coronavirus en España y del parón más importante de la economía mundial en muchas décadas me pregunto si podemos ya vislumbrar algo sobre la forma que adoptará esta crisis en comparación con las anteriores, por distinta que sea a todas ellas.

Antes del COVID-19 y desde 1973, España había sufrido tres crisis económicas acompañadas de destrucción masiva de empleo: la del tránsito de la dictadura a la democracia -más recordada como la ‘reconversión industrial’ de los años 1980; la que se produjo después del 1992 (post Olimpiadas y post-Expo 92); y la Gran Recesión causada por la crisis financiera de 2008 en adelante. La intensidad y duración de éstas fue bien distinta.

El Gráfico 1 compara estas tres crisis con este último año de pandemia -en el que también se ha destruido empleo ¡y de qué manera! Para ello tomo el nivel de empleo del último trimestre previo a cada una de las crisis (i.e. el número de ocupados) y observo la evolución en los trimestres siguientes en número índice. Así, para calcular el índice de la evolución del empleo durante la crisis del COVID parto del valor del empleo en el último trimestre de 2019 que con 19,9 millones de personas empleadas es el dato más alto antes que se empezaran a notar los datos de la pandemia en el primer trimestre de 2020, cuando cayó a 19,7 millones de empleados, es decir un 98,6% del nivel de partida. 

Este ejercicio me permite arrancar todas las crisis en un valor de 100 y observar su desarrollo en el tiempo. Así podemos distinguir cómo la reconversión industrial de los años ochenta y la depresión de 2008 fueron crisis profundas y largas, donde hizo falta más de una década para recuperar los niveles de empleo previos a la caída (de hecho, en 2019 no habíamos conseguido recuperar los 20,6 millones de ocupados del segundo trimestre de 2008 ). Frente a estas crisis largas, la crisis de 1993-94 aparece como una coyuntura breve en el tiempo y con una destrucción de empleo relativamente menor en relación con las otras dos.

Gráfico 1

¿Tiene alguna semejanza la crisis del COVID con alguna de las anteriores? Ya expliqué que la de la pandemia es una crisis atípica -de congelación de la actividad económica, sin destrucción de capital físico ni humano-, pero va configurándose como una crisis profunda que a la vez muestra niveles de recuperación del empleo no vistos en ninguna de las anteriores en plazos tan cortos. Para observarlo con mayor precisión, el gráfico 2 nos aproxima a la evolución del empleo durante el primer año (cuatro trimestres) de las tres crisis anteriores y la del COVID-19.

Gráfico 2

La intensidad de la destrucción de empleo en los primeros seis meses de la pandemia es la más grande de las vividas en España en los últimos 40 años. En la crisis de 2008 hicieron falta tres trimestres para destruir la misma cantidad relativa de empleos que el COVID se ha llevado en un solo semestre. Por el lado positivo, irrumpe el amortiguador que ha supuesto los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Tal vez sean la razón fundamental por la que en un semestre se haya recuperado más de la mitad del empleo perdido, algo que no habíamos visto en ninguna de las crisis anteriores -ni en las largas ni en las cortas. 

Los ERTE son un hito en la historia reciente de España, si bien se venían aplicando en otros países europeos desde hace casi un siglo (en Alemania el llamado ‘Kurzarbeit’, es el más antiguo del mundo y está regulado en la legislación laboral de Alemania desde 1924). Con el apoyo de la Unión Europea -que presta a España 21.300 millones de euros en créditos a muy bajo interés- Gobierno, patronal y sindicatos han acordado prorrogar la aplicación de estos una cuarta vez, hasta mayo de 2021. La prórroga de los expedientes mantiene intacta la cláusula de mantenimiento del empleo, que impide a las empresas acogidas despedir a sus trabajadores durante los seis meses siguientes al ERTE so pena de tener que devolver las ayudas recibidas. Los empresarios podrán despedir, por tanto, pero tendrán que pagar al Estado por hacerlo. Los ERTE son una medida excepcional y que paga un alto precio para salvar puestos de trabajo, pero el desempleo masivo sería mucho más caro aún para las arcas del Estado y lastraría aún más la recuperación. 

Esta forma de raíz cuadrada que adopta el empleo se puede observar también en otros indicadores. Para Navarra, por ejemplo, el Informe de Seguimiento sobre el impacto económico de la Pandemia de la Covid-19 del mes del enero, muestra una evolución similar en forma de raíz cuadrada para la tasa de crecimiento interanual del PIB regional, la evolución de la Producción industrial, el clima industrial o los pedidos en cartera de las empresas en la comunidad foral. Este informe, elaborado con colaboración de investigadores de INARBE (UPNA), prevé que 2021 sea un año de recuperación, con efecto más significativo a partir del segundo semestre.

La parte preocupante de esta forma de raíz cuadrada es la potencial planicie posterior a la recuperación. Una cosa es recuperar el nivel de empleo de partida, y otra bien distinta volver a generar empleo por encima de los niveles de 2019. Y más complicado aún, es que el empleo que se genere sea de suficiente calidad, estabilidad y remuneración para que los efectos de esta pandemia no sean duraderos en el tiempo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: