Cierre fiscal del ejercicio 2019 y novedades tributarias para 2020

Cierre fiscal del ejercicio 2019 y novedades tributarias para 2020

El último ejercicio fiscal cerrado del que la Hacienda Foral de Navarra dispone de datos es 2018, puesto que 2019 aún tiene pendientes campañas como la del Impuesto de la Renta que se pondrá en marcha en abril de 2020. Para dicho año los ingresos tributarios de la Hacienda Foral subieron un 5,4% (corregido el SII), la recaudación y las bases imponibles superaron los máximos logrados en 2007 como se muestra en el gráfico 1 (año anterior al comienzo de la crisis financiera).

Gráfico 1. Evolución temporal de la recaudación tributaria de la Hacienda Foral de Navarra.

Picture 1

Fuente: Gobierno de Navarra.

Por impuestos, el mayor incremento en la recaudación se centra en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), seguido del Impuesto de Sociedades (IS, en adelante), el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD), el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF, en adelante) y por último, los Impuestos Especiales (IE).

El incremento del IS es especialmente llamativo, ya que el tipo impositivo general de este impuesto para grandes empresas (aquellas que facturan más de 10M de euros) es el más alto de España: 28%, siendo este tipo de empresas las que recaudan el 68,34% de cuota diferencial del impuesto. La Ley del IS se reformó sustancialmente en 2016 e introdujo un ensanchamiento de la base imponible mediante la limitación a la deducibilidad de determinados gastos, lo que fue considerado un “hachazo fiscal”.

En el ejercicio 2018, Hacienda Navarra hizo énfasis en el tratamiento de los sistemas de información tributaria (ya que los datos de la Hacienda Tributaria de Navarra tienen carácter reservado y tienen como marco normativo el régimen de protección de datos), asistencia e información al contribuyente, administración electrónica, control tributario, otras actuaciones en la gestión y recaudación de los tributos y desarrollo normativo y asesoramiento jurídico.

En la Ley Foral 29/2019, de 23 de diciembre, de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias se presentaron los cambios en diferentes impuestos para el cierre fiscal del ejercicio 2019 y las novedades tributarias para 2020. Para el cierre fiscal del ejercicio 2019 y 2020, destacan en el IS las siguientes medidas: algunos cambios en la base imponible; limitación a la compensación de pérdidas de años anteriores; se excluye la deducibilidad de los contratos de patrocinio que publiciten el juego, las apuestas o los operadores de juego; se mejoran las deducciones por I+D+i y el cine; se suprime la deducción por aportaciones al capital o a fondos propios de las entidades de capital riesgo y se introducen algunos cambios en el suelo tributario o cantidad mínima a tributar que va a depender del tipo impositivo aplicable.

En el IRPF destacan como novedades para la campaña de 2019, que comenzará en breve, la creación de una serie de medidas para crear un modelo inclusivo participativo de los trabajadores en las empresas de Navarra. Por ejemplo, se propone no considerar incremento patrimonial la transmisión de una empresa a los trabajadores. También se favorece a las personas de más de 65 años ya que pasan a estar exentas las plusvalías generadas por la transmisión de elementos patrimoniales con el fin de crear una renta vitalicia.

En las reducciones entre la base imponible y la liquidables, se mejora el límite de aportaciones a planes de pensiones porque se establece un nuevo límite independiente del de las aportaciones individuales, de otros 3500€ para las contribuciones empresariales. Y por último se mejoran o ajustan algunas deducciones como la deducción por hijos, que se incrementa en un 40% para rentas menores de 20.000 €.

Para el ejercicio 2020 en IRPF como gran noticia se produce una deflactación de la tarifa, esto es, una corrección del efecto de la inflación en el poder adquisitivo del contribuyente. Esto no se realizaba en Navarra desde al año 2009. Este fenómeno se denomina “progresividad en frío”, que supondría una subida fiscal encubierta. Si se corrigiera la tarifa anualmente, el importe a pagar en la Renta mantendría constante el poder adquisitivo.

Y para el Impuesto del Patrimonio la gran novedad es que se elimina la deducción actual del 100% de la parte proporcional de la cuota del impuesto que corresponda al patrimonio empresarial para imponerse una exención (aplicable entre la base imponible y la liquidable) que va a reducir mucho las tributaciones a este impuesto de los contribuyentes con patrimonios empresariales. Como ejemplo se puede poner una liquidación por este impuesto de un contribuyente con bienes inmuebles por valor de 750.000 € y que tuviera participaciones en entidades “empresariales” por valor de 1.500.000 €, en 2019 le salía una cuota a ingresar de 3.818,61 € mientras que en el ejercicio 2020 pagará tan solo 355,59 €. Esto es debido a que junto a la reducción por mínimo personal de 550.000€ se restaría también la exención por participaciones de 1.500.000€. Así que la Base Liquidable, sobre la que se aplica el tipo impositivo, es ahora mucho menor. Para la empresa familiar este cambio en la consideración de las participaciones en empresas en la tributación es sin duda, una buena noticia. Por último, se minoran los recargos por presentación extemporánea sin requerimiento previo.

En definitiva, casi todos los cambios que se han realizado en las liquidaciones de los principales impuestos permiten un respiro al contribuyente frente a la presión fiscal,  que ya se ha comentado en otros artículos de este blog, es alta en Navarra en estos momentos frente al resto de Comunidades Autónomas españolas. La Hacienda Foral presenta niveles de recaudación similares a los anteriores a la crisis que comenzó en 2008 y por ello ahora puede utilizar los recursos para reactivar la economía navarra: inversiones en infraestructuras, amortizar deuda e incluso disminuir la presión fiscal, ya que ello llevaría a un aumento del consumo privado y la expansión de la inversión empresarial. Aunque corren tiempos convulsos en materia sanitaria, la crisis del coronavirus mantiene alerta a los Gobiernos, así que conviene también reservar recursos (por si acaso).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: