Votar con los pies o con la cabeza

Votar con los pies o con la cabeza

Los Gobiernos autonómicos españoles tienen por delante menos de un año para ganarse su reelección. Los ciudadanos vamos configurando nuestro voto en base a un conjunto de factores: unos votan por ideales, otros por tradición familiar, otros buscan un programa electoral que les convenza, otros por descarte… En un país como España, el éxito de los Gobiernos regionales depende de su capacidad para satisfacer las preferencias de los ciudadanos en las políticas públicas mejor que el Gobierno Central, quizás por cercanía y porque a niveles más descentralizados, los contribuyentes somos capaces de percibir de manera más individualizada el destino del gasto público.

Pero lo que parece común en todos los votantes es el anhelo de encontrar un Gobierno que ofrezca una combinación adecuada entre tributación y aprovisionamiento de servicios públicos. El economista estadounidense Charles Tiebout, considerado como uno de los autores que más han contribuido al desarrollo de la teoría económica del federalismo, fiscal introdujo el concepto de voto con los pies. Con su teoría mostraba cómo los ciudadanos encuentran motivación en el desplazamiento a aquellos territorios donde el tándem entre ingresos y gastos públicos les fuese satisfactorio.

En España, si sumamos a la existencia de dos regímenes fiscales forales y otro por razones de territorialidad, la cesión a las CC.AA. de la recaudación de dos impuestos directos que se hizo a principios de los años ochenta (Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones e Impuesto sobre el Patrimonio (ISD e IP, en adelante)) y la posibilidad que se introdujo en 1997 de que cada Comunidad Autónoma fijara sus tipos impositivos (y algunas reducciones y deducciones) a los impuestos cedidos por el Estado, surge la descentralización y, por tanto, diferencias en la tributación.

“…los ciudadanos encuentran motivación en el desplazamiento a aquellos territorios donde el tándem entre ingresos y gastos públicos les fuese satisfactorio.”

El cambio de domicilio fiscal con el fin de tributar menos es una opción sencilla para los contribuyentes de rentas altas. Así lo recoge el trabajo de López Laborda y Rodrigo Sauco. En el mismo los autores contrastan econométricamente si las diferencias autonómicas en los impuestos directos tienen trascendencia a la hora de elegir la Comunidad Autónoma de residencia. Entre sus conclusiones se recoge que, además de la ventaja que tienen los contribuyentes de rentas altas a la hora de elegir el lugar de residencia, también hay otras variables sociodemográficas, como las relacionadas con las oportunidades que ofrecen las CC.AA., que determinan la localización. Curiosamente, parece que el gasto público en servicios fundamentales no influye en la elección.

Dicho documento también corrobora que la Comunidad de Madrid en este momento tiene la fiscalidad más baja en la imposición directa y las personas ubicadas en la parte alta de la distribución de la renta, están trasladando allí sus domicilios fiscales.

La existencia de dos regímenes forales en España es a menudo criticada ya que puede generar diferencias económicas con el resto de CC.AA. Esta percepción es más intensa en Comunidades limítrofes con los territorios históricos. Un ejemplo sería el caso de la Comunidad de La Rioja que linda con Álava y Navarra, ambos territorios forales, y que ha mantenido un nivel de riqueza significativamente inferior. Podría suponerse que uno de los motivos de esta diferencia radica en el diferente volumen de ingresos públicos.

“El cambio de domicilio fiscal con el fin de tributar menos es una opción sencilla para los contribuyentes de rentas altas.”

En Navarra, en el año 2015 se aprobaron una serie de medidas fiscales que endurecieron la tributación en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF, en adelante). El resultado fue una disminución del número de declarantes, como se recoge en la tabla 1, que se podría atribuir entre otros motivos a ese hecho, y también a las expectativas e incertidumbre sobre dichos cambios.

Tabla 1. Contribuyentes en Navarra en el IRPF.

Nº de DECLARANTES DEL IRPF EN NAVARRA
2014 2015 2016
472.547 471.937 475.243

Fuente: Gobierno de Navarra.

Los impuestos directos descentralizados en su totalidad, como son IP e ISD, corren peligro de desaparición por la competencia fiscal ya que algunos territorios como la Comunidad de Madrid mantiene una bonificación en cuota del 100% en el IP. El Gobierno Central tiene que equilibrar las diferencias que surgen por esta asimetría jurisdiccional mediante el Fondo de Compensación Interterritorial.

Y por último, y cambiando de tercio a los impuestos indirectos, no me resisto a terminar este postsin hacer mención a uno de los últimos cambios legislativos en materia fiscal: el cambio del sujeto pasivo en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, en su vertiente de Actos Jurídicos Documentados en la firma de una escritura de concesión de préstamo hipotecario. Hasta ahora era el solicitante del préstamo el que lo pagaba, ahora con la nueva sentencia 1505/2018 del Tribunal Supremo, el sujeto pasivo pasa a ser la entidad financiera.

La sentencia resultó tan polémica que ayer se reunió de nuevo el Tribunal Supremo (28 magistrados, la mitad defiende la nueva doctrina y la otra mitad la anterior) para deliberar sobre quién paga el impuesto y, si cambiara el sujeto pasivo, si se va a aplicar la sentencia con carácter retroactivo. De ser así, las más afectadas serían las CC.AA. ya que la devolución del impuesto les generaría problemas de liquidez. Los bancos dicen que la aplicación de la retroactividad sería un disparate. No se llegó a un acuerdo y hoy se retomaba el pleno.

Pues bien, bajo mi opinión, si al final se produce un cambio del sujeto pasivo, en absoluto va a beneficiar a los contribuyentes que firmen una hipoteca, porque no tengo dudas acerca de la capacidad de traslación del impuesto del sistema financiero a los clientes.

Como conclusión final, señalar que los contribuyentes de rentas medias seguiremos asumiendo la mayor parte de la carga impositiva porque nuestra movilidad es más reducida, estamos más expuestos a solicitar préstamos hipotecarios… En definitiva, practicar un voto con los pies nos resulta más complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: