Por qué algunos se oponen al desarrollo económico

Por qué algunos se oponen al desarrollo económico

Mi último post terminaba reflexionando sobre las aportaciones de Andrew Shtulman en su última publicación, Scienceblind. En este libro, el autor introduce el concepto teorías intuitivas que define como aquellas ideas que algunas personas desarrollan en su niñez para tratar de comprender el mundo que les rodea. Estas ideas se basan más en el conocimiento innato y la observación que en la información y la ciencia. El autor señala que estas teorías se caracterizan por su persistencia en la mente a lo largo de toda la vida y porque, en su mayoría, son erróneas. Además, cuando esto ocurre, funcionan como una barrera que impide la entrada a teorías científicamente contrastadas.

Shtulman comienza el libro con un ejemplo muy ilustrativo que parte de una inquietante realidad: el número de muertes infantiles por gastroenteritis en Estados Unidos está aumentando. ¿Cómo es posible? La explicación que están dando las autoridades sanitarias se basa en la negativa de algunos padres a dar leche pasteurizada a sus hijos.  Al ser interrogados sobre las razones que les llevaron a adoptar semejante actitud, muchos señalaron que habían nacido en pueblos donde se les daba la leche natural y habían crecido perfectamente sanos. Es más, estaban convencidos de que su sistema de defensas era mucho más fuerte que el de sus hijos y achacaban tal debilidad a la adulteración de los alimentos que estos ingerían.

“Los niños, desde su más tierna infancia, observan cómo cada vez que su madre saca una tarta a la mesa, si sus hermanos mayores consiguen trozos más grandes, a ellos les tocan trozos más pequeños.”

Pasteur también se enfrentó a un crecimiento importantísimo de muertes infantiles por gastroenteritis en París a principios del siglo XX. Detectó que el problema surgió con el éxodo de la población del campo a la ciudad, y el aumento del tiempo que transcurría entre la extracción de la leche en medios rurales y su consumo posterior en las metrópolis. Este mayor intervalo permitía a determinadas bacterias reproducirse hasta convertir la leche en un producto altamente tóxico. Para remediarlo propuso un proceso de esterilización que acabó llevando su nombre, aceptado por toda la comunidad científica y rechazado por los padres anteriormente citados.

Shtulman ofrece en su libro múltiples ejemplos de teorías intuitivas referentes a los campos de la física y la biología pero no presenta ninguno en el ámbito económico. Como profesor de gestión de empresas me he tropezado muchas veces con alumnos que venían con ideas preconcebidas sobre la economía que bien podrían encajar dentro del concepto de teorías intuitivas de Shtulman. Estas ideas llevan a algunos de ellos a oponerse al desarrollo económico con la misma virulencia que los padres de nuestro ejemplo a la pasteurización. ¿Cómo es posible?

Los niños, desde su más tierna infancia, observan que si su madre saca una tarta a la mesa y sus hermanos mayores consiguen trozos más grandes, a ellos les tocan trozos más pequeños. Deducen que unos tienen más a costa de que otros tengan menos. Les parece injusto y crecen con este convencimiento.

Posteriormente, observan que hay familias de compañeros que son más pudientes que otras. Aplican su teoría y deducen que esto es así porque las primeras se quedaron con una porción mayor en el reparto. Cuando se abren al mundo y comprueban que hay países ricos y pobres, aplican de nuevo su teoría y deducen que el norte es rico porque se quedó con parte de lo que le correspondía al sur. Discutiendo sobre este tema en clase, año tras año, escucho frases como: ¡Con lo rica que es África! evidenciando que estos alumnos identifican la riqueza de una región con sus recursos naturales y no con la capacidad de sus habitantes para crear valor.

El hecho de que la riqueza de una región no sea estática como una tarta sino dinámica como una pastelería es algo que ni se plantean. Su prioridad, al entender la economía como un juego de suma cero, no es que se hagan más tartas sino que se reparta mejor la que hay. Las políticas de crecimiento son entendidas como acciones encaminadas a hacer aun mayor la brecha entre ricos y pobres por lo que son contundentemente rechazadas.

“El hecho de que la riqueza de una región no sea estática como una tarta sino dinámica como una pastelería es algo que ni se plantean. Su prioridad, al entender la economía como un juego de suma cero, no es que se hagan más tartas sino que se reparta mejor la que hay.”

Es evidente que el aumento de la producción de tartas no implica que el reparto vaya a ser más justo, ya que se las podría comer todas uno, pero sí implica que podría ser mejor para la mayoría al haber más para repartir. La producción mundial se ha multiplicado por 400 en los últimos 300 años y la renta per cápita por 30. Es entonces cuando surge la necesidad de políticas que redistribuyan la renta. La alternancia en el poder entre partidos que ponen el énfasis en la creación de riqueza y partidos que priorizan su reparto es, en mi opinión, una de las mayores aportaciones de las democracias occidentales.

Para repartir riqueza primero hay que crearla. Los regímenes que olvidan esta obviedad acaban repartiendo miseria. Por eso, cuando escucho los argumentos de determinados políticos contra cualquier medida que favorezca el crecimiento y el desarrollo económico, me pregunto si, en su niñez, sus hermanos mayores les dejaban algo de las riquísimas tartas que con tanto cariño preparaban sus madres.

  1. Juan, muchos problemas de la humanidad se deben a este tipo de sesgos y creencias, y a la incorrecta aplicación de la lógica racional. Creo que debería ser prioritario en la educación enseñar a pensar de manera correcta a los estudiantes.

    Me gusta

  2. Espero que esas clases en las que se debate sobre las causas de la desigualdad mundial no sean de historia económica.
    El hecho de que la desigualdad regional no sea estática como una tarta, sino dinámica (fruto de un proceso de desarrollo inter-relacionado), como en una pastelería en la que los niños producen las tartas y sólo se comen las migas, ni te lo planteas.
    Por otro lado habría que distinguir entre producción (y creación de valor añadido) y extracción. Y discernir cuál sería la tasa y el modo de crecimiento sostenible ( como se discute en los modelos macro de crecimiento DINÁMICOS) para que los nietos de los que se comen las tartas puedan seguir disfrutando de las mismas. Puede que ahí se fundamente la posición de aquellos que se oponen al “desarrollo económico”. Y esa posición nada tenga que ver con los que no pasteurizan la lecha, los antivacunas o los amish.

    Me gusta

    • A ver Mikel, muy conscientemente el título dice por qué ALGUNOS… Claro que existen otras muchas razones para oponerse al desarrollo. Solo en el ámbito medioambiental hay millones de referencias al respecto. Mi reflexión trata de exponer un hecho con el que me encuentro habitualmente entre ALGUNOS de mis alumnos y que creo que casa bien con el concepto de teorías intuitivas de Shtulman

      Me gusta

      • De acuerdo Juan. La teoría que propones me parece interesante. Por eso he centrado la crítica a una parte del artículo. El título me daba a entender una postura binaria frente al “desarrollismo”, la mayoría lo apoya y algunos se oponen, entonces tu explicación de los motivos de la oposición me parecía simplista.

        Me gusta

  3. A ver Mikel, muy conscientemente el título dice por qué ALGUNOS… Claro que existen otras muchas razones para oponerse al desarrollo. Solo en el ámbito medioambiental hay millones de referencias al respecto. Mi reflexión trata de exponer un hecho con el que me encuentro habitualmente entre ALGUNOS de mis alumnos y que creo que casa bien con el concepto de teorías intuitivas de Shtulman

    Me gusta

  4. Juan está perfectamente claro lo que quieres transmitir. En ningún caso se trata de generalizar sino de constatar que existen determinadas conductas que sólo se pueden explicar partiendo de un concepto de creación de riqueza como mínimo peculiar.

    Me gusta

  5. This is wonderful! Thank you for your post.

    I’ve often thought that the work of behavioral economists broaches on the study of intuitive theories (in economics), but they do not use the term “intuitive theory” or look for the same kinds of patterns (e.g., evidence of robustness, evidence of coherence). Hopefully, there will be renewed interest in the intuitive-theories framework, and interest from people outside of psychology! Let me know if you pursue these issues in your scholarship or know of anyone who does.

    Andrew Shtulman

    Me gusta

  6. Thanks so much Pr. Shtulman for your kind comment!

    Sure I purchase these issues. The work of Pr. Dan Ariely at Duke University is quite remarkable. As far as I know, there is no other colleage working on it at my University but… let´s wait…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: