¿Qué harías con 215 millones de euros?

¿Qué harías con 215 millones de euros?

Las negociaciones del Gobierno de Navarra con el Gobierno central han marcado las relaciones políticas entre ambas administraciones este final de año. El resultado fue la firma del Acuerdo que establece la aportación de Navarra al Estado para el quinquenio 2015-2019, que se formalizó el 27 de diciembre de 2017. Sin embargo, este documento debería haberse firmado en 2015: ¿por qué ha costado tanto?, ¿qué se ha hecho en estos tres años de demora?

Una parte de la tardanza en la firma se debe a los problemas de formación del Gobierno de España que condujeron a una repetición de las elecciones generales. La otra parte se debe a que desde el Gobierno de Navarra se cuestionaba la cuantía de la aportación y las negociaciones entre ambas Administraciones hasta llegar a un acuerdo han durado más de un año.

El texto definitivo del mismo señala que la aportación del año base, 2015, que Navarra debe hacer al Estado por los gastos y competencias no asumidas, sea de 479,9 millones de euros.

Además, también se recoge en el mismo que Navarra recibirá 215 millones de euros por lo aportado de más en los años 2015 y 2016, en los que por no comenzar las conversaciones para la firma del nuevo quinquenio 2015-2019 se prorrogó el pago del anterior.

La aportación de Navarra al Estado ha sufrido varias modificaciones a lo largo de la historia (en 176 años): 1841 (donativo foral al rey obligatorio en 1,8 millones de reales), 1877 (cupo fijo de 8 millones de reales), 1927 (cupo fijo de 4,6 millones de pesetas), 1941 (cupo fijo en 21 millones de pesetas), 1969 (cupo variable: determinados rendimientos y desgravaciones -aportación 230 millones de pesetas-), 1990 (establecimiento de una nueva metodología compleja en función del coste para el Estado).  En este último periodo la aportación ya no es fija, se actualiza automáticamente cada año y se revisa la aplicación de la metodología cada 5 años.

Pongámonos en situación. El Convenio Económico Navarra-Estado es una Ley de 1990 que regula las relaciones en materia tributaria y financiera entre ambas administraciones. En él se recoge la aportación de Navarra a la Hacienda Estatal para contribuir al sostenimiento de los gastos no transferidos.

Actualmente nos encontramos en el 6º quinquenio de actualización de la aportación, el que comprende de 2015-2019.

Las aportaciones que hizo Navarra en 2015 y 2016 fueron polémicas porque un estudio elaborado por la Hacienda Tributaria demostraba el exceso de aportación de los últimos años y por tanto mostraba indicios de que la aportación no cumplía con los principios de sencillez, transparencia y equidad.

La mayor parte de los ciudadanos no sabe cómo se calcula dicha aportación. Es más, las opiniones al respecto son contradictorias. Los ciudadanos navarros tenemos en general la idea de que aportamos por encima de lo que nos correspondería y los ciudadanos que pertenecen al régimen común piensan que los navarros aportamos por debajo de nuestra capacidad. Los números deberían ayudarnos a saber quién tiene razón. Sin embargo, el cálculo de la aportación es tan complicado que el mecanismo ya es cuestionable en sí mismo.

“…el Gobierno de Navarra dispone de 215 millones de euros con los que no se contaba en el presupuesto de 2018…”

Con este sistema se calcula la aportación íntegra en base a datos que controla y puede cambiar el Estado. Es decir, si cambian las partidas que lo integran, las competencias exclusivas del Estado (Casa del Rey, Cortes Generales, defensa, representación exterior, infraestructuras de interés general, etc.), las cargas no asumidas expresamente por Navarra (competencias no asumidas por la Comunidad Foral y Servicios no traspasados) y las expresamente previstas en el Convenio (Fondos de compensación interterritorial, interés y amortización de la deuda y trasferencias), a Navarra le toca pagar más.

Además de la aportación de Navarra también en el Acuerdo han quedado recogidos otros ajustes sobre:

– El cálculo de la trazabilidad del impuesto de hidrocarburos (que supondrá un ahorro para el Gobierno de Navarra entorno a los 70 millones de euros).

– La compensación de los impuestos del sector eléctrico.

– La aprobación de un método para la cuantificación y liquidación de los ajustes de la recaudación de los Impuestos Especiales de fabricación.

– La simplificación y racionalizado el método de cálculo del IVA. Se ha mejorado la actualización del índice de consumo de este impuesto a 1,76%. Se ha introducido el Suministro inmediato de Información (SII) para controlar la llevanza de libros de registro.

– La participación de Navarra en el nivel mínimo de protección del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia cuya financiación corresponde al Estado.

– El logro de los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública.

Por todo ello, tras este acuerdo el Gobierno de Navarra dispone de 215 millones de euros con los que no se contaba en el presupuesto de 2018 y que sobre un presupuesto de gasto no financiero de 3.883 millones tiene varias alternativas de uso.

“La gran paradoja de los Gobiernos es cómo satisfacer a los contribuyentes que exigen mucho gasto social pero con pocos impuestos.”

El Gobierno puede decidir emplearlo en mejorar servicios públicos (infraestructuras –TAV-, sanidad, servicios sociales, etc.).

Después de la última reforma impositiva, podríamos añadir otras sugerencias de uso como utilizarlo para desahogar la tributación personal (tocaría a unos 335 euros por habitante).

La gran paradoja de los Gobiernos es cómo satisfacer a los contribuyentes que exigen mucho gasto social pero con pocos impuestos. El ministro de Hacienda de Luis XIV, Colbert, sostenía que “el arte de recaudar impuestos consistía en desplumar al ganso obteniendo la mayor cantidad de plumas con el mínimo de graznidos”. ¿Cuánto debe recaudar un país de sus contribuyentes para financiar el Estado del bienestar? En definitiva, lo que a los navarros nos gustaría saber es qué se va a hacer con esos 215 millones de euros.

  1. Muchas gracias por el post, Idoya! Me surgen un par de dudas, o quizás curiosidades. No entiendo como es posible que el Estado pueda cambiar las partidas que integran el cálculo de la aportación económica de Navarra. Sospecho que estos cambios aumentarán la cuantía sobre la que transferir fondos generando un incentivo perverso a aumentar el déficit público. ¿Por qué la fórmula que determina la aportación de Navarra al Estado es tan compleja? A ver si en un futuro post nos cuentas los detalles. Y me voy a mojar sobre a qué destinaría los 215 millones de euros. Navarra tiene una deuda pública de unos 3.200 millones de euros (equivalente al 18,2% de nuestro PIB y unas 15 veces superior a la cantidad devuelta por el Estado). Si amortizamos deuda que todavía tenga intereses altos (hay algún préstamo vivo a cerca del 4%), estaremos sentando las bases para poder rebajar los impuestos o aumentar el gasto en políticas que generen mayor bienestar para Navarra.

    Me gusta

  2. Gracias por el comentario Mikel, efectivamente la deuda pública es otra opción para esos millones de euros que nos ha devuelto la Hacienda tributaria del Estado.
    Dejo para otro post la explicación del cálculo del cupo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: