16 mil millones de monedas falsas

16 mil millones de monedas falsas

Nada está de mayor actualidad (aunque la gente ya empiece a estar aborrecida) que la crisis provocada por la pretensión del parlamento de Cataluña y del gobierno de la Generalitat de constituirse como una república independiente.

Entre los catalanes independentistas, un pequeño porcentaje son identitarios y una inmensa mayoría son racionales. El identitario es aquel que declara que desearía que Cataluña se separara de España a cualquier precio. Los racionales son aquellos que se declaran a favor de la independencia por los beneficios netos que la separación reportaría a su bienestar.

Sobre los primeros, nada que decir. Aquí hablamos de racionalidad. Los independentistas racionales tienen su argumento central en las balanzas fiscales correspondiente al año 2009.

“…los beneficios del Instituto de Astrofísica de Canarias no van solo a la comunidad de Canarias sino que repercuten en todas las comunidades autónomas.”

La balanza fiscal es la diferencia entre los gastos del Estado en Cataluña y los ingresos en forma de impuestos que los  catalanes entregan al Estado. Si la diferencia entre esas partidas es negativa, existe un déficit fiscal. Los catalanes entregan entonces al estado más de lo que reciben de él y esa diferencia se califica como un expolio al que se somete al pueblo de Cataluña.

Pero el cálculo de la balanza fiscal no es una tarea sencilla. Hay por lo menos dos maneras de hacer ese cálculo. Una se llama de flujos monetarios y otra de coste-beneficio. De acuerdo con la de flujos, solo se computan los gastos realizados por el Estado en Cataluña, y no los gastos que afectan a los ciudadanos de Cataluña, aunque no hayan sido realizados en esa comunidad. Por ejemplo, ni un solo euro del gasto realizado en investigación se computa como gasto si no ha sido realizado en Cataluña. Pero los beneficios del Instituto de Astrofísica de Canarias no van solo a la comunidad de Canarias sino que repercuten en todas las comunidades autónomas. Y lo mismo se puede decir de todos los bienes públicos no divisibles como la Administración de Justicia, la Defensa Nacional, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y un larguísimo etcétera. En la medida en que estas instituciones no radican físicamente en Cataluña, se supone que no afectan al bienestar de los catalanes y no se computan como gasto del Estado en beneficio de los catalanes. Un sinsentido completo. Estos solo son algunos ejemplos de los errores que se comenten al utilizar el método de flujos. Lo que sí es verdad es que el método de flujos produce siempre un déficit fiscal mayor.

“…el déficit fiscal de Cataluña con el Estado resultó ser de 16.410 millones de euros en 2009. […] Esa cifra es una excelente propaganda, pero es falsa.”

Pero además, si el Estado tiene déficit fiscal, parte de ese déficit debe ser incorporado a las balanzas fiscales. A esta incorporación se le llama neutralización de la balanza fiscal. La manera de hacerlo es suponer que Cataluña contribuye a la cancelación del déficit entregando ingresos suplementarios en forma de impuestos añadidos. En realidad esta operación es ficticia porque la deuda no se cancela, sino que se renueva durante largos períodos de tiempo.

Pues bien, si se utiliza el método de flujos y si se neutraliza el déficit del estado, entonces resulta que el déficit fiscal de Cataluña con el Estado resultó ser de 16.410 millones de euros en 2009.

Así que ya tenemos una dimensión del expolio. Esos son los 16.000 millones de los que habla el título de este escrito. Si ha tenido la paciencia de leer hasta aquí ya sabrá por qué a ese monto le hemos llamado monedas falsas. Esa cifra es una excelente propaganda, pero es falsa. De esos 16.410 millones, 15.618 millones son la imputación que se hace para Cataluña del déficit estatal (no exigible), mientras que solamente 792 millones son el déficit fiscal observado. Y eso representa el 0,41% del PIB de Cataluña. Sí, vuelva a leerlo: ¡el 0,41%!

En los presupuestos para 2015, el consejero de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell presentaba cuentas distintas. Mas-Colell fue catedrático en Harvard y es una de las mentes más lúcidas de la economía mundial. En su informe, el cálculo de la balanza fiscal se realiza por el método adecuado del coste-beneficio, y el resultado es un déficit de 3.228 millones de euros que representan el 1,6% del PIB de Cataluña. El expolio se ha reducido en más de 13.000 millones de euros y su porcentaje en 7 puntos del PIB catalán. ¿Magia? No. Cuentas correctas.

La teoría de los juegos cooperativos sostiene que una nación no puede ser estable si una de sus regiones puede obtener mayores cotas de bienestar separándose de la nación. En el caso de Cataluña, ¿produciría la separación un beneficio de 3.200 millones de euros?

No. Esto solamente sería así bajo la cláusula ceteris paribus, es decir, siendo todo lo demás constante. Pero nadie puede considerar que los ingresos fiscales permanecen constantes si Cataluña tiene que abandonar la Unión Europea. La recaudación fiscal sufriría una grave caída y Cataluña debería afrontar la construcción de nuevos y costosos bienes públicos como la defensa nacional o la administración de justicia. El libro de Josep Borrell y Joan Llorach puede proporcionarles información exhaustiva sobre este asunto.

Desde el punto de vista identitario, y dado que los sentimientos son difíciles de evaluar, puede que la independencia de Cataluña sea algo deseable para muchos catalanes. Desde el punto de vista racional, es, sin lugar a dudas, muy mal negocio.

  1. Ay Jorge! Cuando hasta un teórico como tu se mete a hablar del monotema político del momento es que algo va mal de verdad!
    Si el mundo fuera solo racional…no estoy segura de si sería o no un sitio mejor, pero sería un mundo distinto.

    Me gusta

  2. Ay, Mar…Toda la vida académica he tenido que soportar las críticas a los economistas teóricos que viven en su torre de marfil. Espero que tu comentario no sea una crítica por lo contrario. En todo caso, si Andreu puede bajar desde el equilibrio general con topología diferencial a calcular las balanzas fiscales, entonces ya estoy justificado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: