Anatomía patológica del desempleo español

Anatomía patológica del desempleo español

Estoy concluyendo el curso de historia económica de España que imparto en el doble grado internacional de Economía y Administración de Empresas de la UPNA. Como hacemos una aproximación cronológica al tema, llegando al final toca explicar el pasado más reciente hasta llegar al presente en clase.

Llevo haciendo esto desde que me incorporé a la UPNA en 2008. La Gran Recesión entonces no tenía ni nombre, pero destruía miles de empleos cada día. Mis alumnos me preguntaron aquel año si lo que estaba pasando era la peor crisis de paro de la historia del país. Para contestarles, lo único que se me ocurrió fue preparar una práctica en la que usaran la series históricas de los datos del INE, que comienzan en 1977 y se publican trimestralmente. Esto explica por qué mis posts de noviembre tienden a tratar el tema del paro en perspectiva histórica: cada año por estas fechas, añado los datos nuevos y una nueva generación de alumnos analiza cómo va la cosa. Y así los últimos 10 otoños.

“…ésta ha sido la peor crisis de desempleo de los últimos cuarenta años. Pero con matices.”

Soy consciente de que los colegas especialistas en mercado de trabajo vienen haciendo análisis mucho más profundos (por ejemplo aquí),  del que pueda hacer yo, pero no me resisto a compartir los datos de la evolución del desempleo, desagregando por sexo y nacionalidad. Esto último requiere un pequeño ejercicio de minería de datos, puesto que, aunque Eurostat obliga desde 2001 a desagregar por nacionalidad los datos de ocupados y activos, el INE no publica las tasas de paro correspondientes, si bien pueden calcularse con los datos que sí que publica (los desocupados son la diferencia entre los activos y los ocupados, y con los tres datos se calcula la tasa de paro para cada grupo).

 

paro

Fuente: tasas elaboradas en base a los datos brutos publicados por el INE (www.ine.es)

 

El gráfico no deja lugar a dudas: ésta ha sido la peor crisis de desempleo de los últimos cuarenta años. Pero con matices. Lo es, a ciencia cierta, para los hombres nacionales cuya tasa de paro alcanzó el máximo histórico en 2013 con una tasa del 24,35 %. No lo es sin embargo para las mujeres nacionales, cuya tasa de paro no supera en esta crisis las que padecieron durante las crisis de los 80s y de los 90s. En este sentido es interesante observar cómo el gap histórico entre la tasa de paro masculina y la femenina (para los nacionales) se cerró momentáneamente durante ésta última crisis, aunque parece querer reabrirse de nuevo ahora que los niveles de paro vuelven a descender.

Desde que podemos desagregar a los extranjeros en 2001 (anteriormente a esa fecha representaban un porcentaje muy pequeño de la población activa en España), se observa cómo los extranjeros se parecían mucho a los nacionales antes de empezar la crisis: ellos con menos tasa de paro que ellas, ambos grupos un poco por encima de la tasa de paro de los nacionales. Ahora, una vez comienza la escalada dramática del paro en el tercer trimestre de 2007, la tasa de desempleo de los hombres extranjeros se disparó por encima de todas las demás estando a punto de alcanzar el 45% en 2013, siendo como fueron los obreros de la construcción los más rápidamente afectados por la crisis. En cuanto la tendencia se invierte, ha retornado la consistencia histórica y hoy de nuevo son las mujeres extranjeras el grupo con la mayor tasa de paro de nuestro mercado laboral.

Los extranjeros (ellos y ellas) son la muestra patente de la dualidad del mercado de trabajo español puesto que sus contratos son los más frágiles, mientras que al menos una parte de los nacionales tienen acceso a puestos de trabajo más protegidos de las oscilaciones económicas (p.e. funcionarios en las administraciones públicas e indefinidos) y por tanto más resilientes a las crisis. Tal vez eso es lo que hace que las tasas de paro de los extranjeros se adelanten algo en la tendencia a las de los nacionales. Puede que me equivoque, pero creo que el empleo de los extranjeros es mejor termómetro del estado del mercado laboral que el de los nacionales: los extranjeros serán los primeros en salir en caso de crisis, pero también seguramente los primeros en conseguir empleo (frágil, precario y temporal) en cuanto las circunstancias lo permiten.

Con todo, estas cifras agregadas esconden disparidades regionales abismales (y por edad) en las que no puedo entrar en este post. Les invito a visitar las infografías del INE al respecto aquí.

“Los extranjeros (ellos y ellas) son la muestra patente de la dualidad del mercado de trabajo español…”

Pero a la vez, esta visión panorámica de largo plazo muestra el tamaño de la apisonadora que nos ha pasado por encima y que el ciclo de una década perdida vuelve a repetirse una vez más. Estamos lejos de estar bien y de haber superado una crisis que ha dejado heridas profundas en el tejido económico y social, aunque el último dato publicado de paro, un 16,38 %, sea el mejor desde que yo empecé a enseñar estos datos a mis alumnos en 2008.

  1. Me gusta mucho el post, Mar. El contenido y el estilo. Simple y revelador (al menos para mí). Me llama la atención, entre otras cosas, tu comentario de que el (nivel) de empleo de los “nacionales” no es un buen termómetro del mercado laboral español. ¿Implica que si nadie en España tuviese contrato laboral de funcionario o indefinido con mucha antiguedad, la tasa de paro sería mayor y las condiciones laborales para los trabajadores peores? ¿Es a lo que tendemos, conforme se vayan jubilando funcionarios y trabajadores indefinidos con antiguedad?

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias Javier. No sé si tengo una respuesta para tus preguntas.

    Hay discusiones muy sesudas sobre si flexibilizar el despido mejoraría las tasas de paro. A mi me cuesta verlo.

    Pero también es verdad que que hay un cierto efecto de tamaño en los cálculos de tasas de paro. Mientras que los nacionales (ellos y ellas) empleados eran en 2007 casi 18 millones de personas, los extranjeros trabajando (ellos y ellas) no llegaban a los 3 millones. La crisis hizo que en el primer trimestre de 2014 sólo quedaran 15 millones de nacionales trabajando y 1,7 millones de extranjeros. Luego en realidad en números absolutos se perdieron casi el doble de empleos nacionales que de extranjeros. Pero la tasa de paro es un porcentaje y por tanto el varapalo de los extranjeros -con casi la mitad de los empleos perdidos se nota más- que el varapalo nacional.

    Supongo que los datos del INE dan para poder analizar los efectos de la crisis sobre los distintos tipos de contratos. Yo aventuro sólo una hipótesis que no me parece muy heroica, pero que habría que corroborar, sobre por qué las tasas de paro de los extranjeros parecen adelantar la tendencia que después tomará la de los nacionales.

    Me gusta

  3. Muy interesante la anatomía, aunque la verdad es que mucho más lo es la fisiología de esa patología. Tengo para mí que el contrato único sería bastante higiénico, pero cada vez que se dice esto, hay muchos que sacan a pasear los colmillos con su mantra favorito: receta neoliberal. Vale. Llevamos medio siglo con tasas de desempleo dobles de la media europea. ¿Acaso no toca replantearse seriamente el mercado de trabajo?

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Mar. Muy interesante tu entrada, introduciría toda la economía sumergida que casualmente afecta más a los no nacionales… o nos afecta a todos, para de una manera u otra abaratar costes en esta economía tan competitiva. ¿Son reales esas tasas de desempleo? Aunque no lo sean, es cierto que las condiciones de ese empleo son muchas veces nada dignas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: