Se acerca el final del año: nueva reforma fiscal

Se acerca el final del año: nueva reforma fiscal

El 8 de noviembre el Gobierno de Navarra publicaba en su página web el Proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias para 2018. El titular del análisis de dicho texto jurídico no pintaba mal: “El Gobierno de Navarra incrementa la deducción por hijo en el IRPF, declara exentas las donaciones directas hasta 250.000 euros y refuerza la lucha contra el fraude”.

De las reformas fiscales planteadas en Navarra en los últimos tiempos, la que ha generado más controversia a nivel social y político fue la aprobada a finales de 2015, con un escenario principal de subida impositiva, la reforma ya fue analizada en un artículo de este blog. Pues bien, leyendo el texto completo de la actual, parece una continuación de aquella con leves mejoras, a pesar que ya se habían alcanzado los objetivos que se pretendían (según datos de la recaudación de los tres trimestres de 2017 la recaudación líquida tributaria ha crecido un 9,49% con respecto al mismo periodo del año anterior), y por tanto se esperaba una bajada impositiva, sobre todo en el IRPF.

No se han hecho esperar las críticas: pérdida de las ventajas de la fiscalidad foral, mantenimiento de un escenario de subida de impuestos cuando el régimen común y el régimen de País Vasco llevan el sentido contrario, fuga de patrimonios y empresas a otros territorios…

El Gobierno la justifica diciendo que el sistema fiscal foral ha ganado progresividad, equidad y redistribuye más renta.

Las medidas planteadas para cada impuesto se presentan en la tabla 1.

Tabla 1. Medidas aprobadas en el proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias para 2018.

Tabla 1. Medidas aprobadas en el proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias para 2018.

La reforma de algunos aspectos del IRPF como la deducción por hijo había generado expectativas de mejora entre los contribuyentes y sinceramente, poco se mejora la situación actual. Ya se le ha mostrado al consejero que Navarra sigue estando en la peor situación respecto al resto de regímenes, y parece que es el único punto donde cabría el diálogo.

Respecto a los planes de pensiones también quedamos en el peor lugar. Con los límites a las reducciones más bajos y sin la rebaja del 40% en el rescate en forma de capital.

Recientemente se ha publicado el Índice autonómico de competitividad fiscal donde Navarra tenía el índice menos competitivo en el IRPF. El consejero navarro se ha apresurado a cuestionar el estudio, su metodología y a decir que las conclusiones eran erróneas, pero esto se puede comprobar con un sencillo ejercicio de simulación.

El IP sufre leves modificaciones pero hay que recordar que no está vigente en algunas CCAA. Por tanto, ya este hecho es una desventaja para los navarros.

Llevaba un tiempo corriendo el rumor de que se iba a cambiar el ISD, por tanto el “efecto anuncio” ya había iniciado movimientos en la titularidad de los bienes. Lo sorprendente es que haya sido modificado este impuesto que era icónico en la fiscalidad foral navarra y ligaba con otros aspectos como el mantener las haciendas rurales enteras sin dividirlas entre hermanos, etc.

Respecto al IS, en régimen común llevan ya años con la reducción progresiva de las deducciones que ya se recogía como propuesta en el Informe Lagares. Es verdad que las deducciones pueden llevar a una empresa a tener una cuota cero en el IS teniendo capacidad de pago, y Navarra sigue esta pauta (salvo en creación de empleo), por ello se ha optado por elevar el suelo de tributación mínima. Pero claro, ahora el territorio foral se vuelve menos atractivo para las empresas y por tanto el Gobierno foral debería ofrecer algún otro incentivo fuera de este impuesto: mejorar la red de transporte …

Además, se incorporan una serie de medidas de lucha contra el fraude fiscal, premiando con descuentos el pronto pago, incrementando las sanciones graves y modificando las condiciones para ser considerado deudor con Hacienda. Faltaría por incluir mayor grado de inspección.

Esta reforma se queda corta. No resuelve ni mejora la eficiencia de las decisiones, socialmente es ambigua… pero lo peor es que el régimen foral está perdiendo todas sus ventajas en algunos impuestos. Entonces, ¿de qué nos sirve tener un régimen propio? Las reformas deberían hacerse teniendo en cuenta la tributación que tienen otras CCAA no solo nuestro sistema fiscal.

Sobre el efecto de deslocalización de patrimonios y empresas, parece que al Gobierno no le importa mucho, supongo que será porque considerará que quién se vaya de la Comunidad Foral no serán sus votantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: