Competitividad: del país a la empresa

Competitividad: del país a la empresa

En Septiembre de 2016 se publicó el Informe del World Economic Forum sobre la competitividad de los países 2016/2017. La competitividad puede definirse como el “conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”. El informe, que se publica cada año, es elaborado por un equipo capitaneado por el expresidente del F.C Barcelona y economista catalán Xavier Sala-i-Martí. España ocupa la posición 32º de 138 países incluidos, habiendo mejorado continuamente en los últimos 5 años (en 2012/2013 ocupó el puesto 36º, aunque bien es verdad que entonces había 144). El ranking lo encabezan Suiza, Singapur y Estados Unidos. Por delante de España están Arabia Saudí, Estonia y la República Checa, y por detrás Chile, Tailandia y Lituania. Este informe es una detallada fotografía anual de la competitividad de los países realizada sobre más de 150 factores agrupados en 12 “pilares”. Estos 12 pilares y la puntuación de España en cada uno de ellos pueden verse el Figura 1.

Figura 1. Radiografía de la competitividad de la economía española. Fuente: Global Competitivenes Report 2016/2017, World Economic Forum

fig1

España destaca en infraestructuras (puesto 12º) y sobre todo en salud (2º) – en educación primaria ocupa el puesto 42, pero va junto a salud en el mismo pilar. Y también destaca, en este caso para mal, en innovación, instituciones, entorno macroeconómico, mercado financiero, mercados de trabajo y de bienes, y sofisticación empresarial. Si miramos con más detalle los 150 factores, la única posición en la que España es líder mundial es en cantidad de educación secundaria y terciaria, medida como porcentaje de estudiantes sobre personas en edad de estudiar. No ocurre lo mismo con la calidad en la que España ocupa la posición 48ª. En lo que peor está España es en porcentaje de deuda pública sobre el PIB y en la excesiva regulación gubernamental. Diríase que en este país lo que más gusta a los políticos es gastar dinero haciendo obras públicas y leyes.

Una cosa que llama la atención en este estudio es la enorme cantidad de factores que determinan o reflejan la competitividad de un país, 150. Aunque muchos de ellos están relacionados entre sí, el elevado número muestra que mejorar la competitividad de un país es algo sumamente complejo para lo que no valen atajos ni políticas simples ni populistas. Muchos de los factores ni siquiera dependen directamente de los gobiernos, como la sofisticación de los compradores o el grado de orientación al mercado de las empresas, factores incluidos en el pilar sofisticación empresarial. Otros factores son difícilmente modificables o pueden tener efecto en un plazo corto, como el fomento del pensamiento crítico en la enseñanza.

Otro nivel diferente donde mirar la competitividad es en las empresas. Seguramente en un país competitivo las empresas serán en general competitivas. Sin embargo, dentro de un país hay unas industrias más competitivas que otras, y dentro de una misma industria, algunas empresas son más competitivas que otras. La competitividad empresarial puede definirse como la capacidad que tiene una empresa de hacer las cosas mejor que sus competidores.

Y, ¿de qué depende la competitividad empresarial? Así como la competitividad de un país viene determinada por multitud de factores, muchos de ellos no dependientes del gobierno, la competitividad de la empresa depende también de muchos factores, algunos de los cuales dependen por cierto del gobierno, como el entorno legislativo e institucional.

Como las empresas tienen clientes, hacer las cosas mejor significa ofrecer productos con mayor valor que los competidores a los clientes del mercado. Más bien deberíamos decir mayor valor percibido, pues los consumidores no siempre son capaces de determinar el verdadero valor de un producto, ni tampoco un mismo producto tiene el mismo valor para todos los consumidores. El valor que tiene un producto para un consumidor se define como la diferencia entre la suma de los beneficios que le proporciona y el coste que tiene que soportar para consumirlo. Los beneficios que proporciona un producto a un consumidor pueden ser muy variados. Por ejemplo, la marca de cosméticos Cargo se diferencia de otras marcas de cosméticos por su envase: en vez de un envase tradicional, los cosméticos Cargo se venden en blisters similares a los de las pastillas, de manera que las consumidoras pueden llevarse en el bolsillo del vaquero una cápsula para un solo uso. Y lo mismo ocurre con los costes. El coste total de un producto es la suma del coste de adquisición y uso. Jugando con estos dos costes, en lo que se conoce como la estrategia de precios “blade and razors”, Gillette ha logrado unos beneficios extraordinarios vendiendo a bajo precio – o incluso regalando – el mango de sus cuchillas de afeitar y cobrando precios astronómicos por los cabezales de recambio. Algo parecido ha hecho Nespresso, que ha revolucionado el consumo de café en el hogar, vendiendo a bajo precio la cafetera y a precio estratosférico las cápsulas de café.

Figura 2. Los tacos de notas autoadhesivas Post-it desarrollados por 3M fueron una auténtica innovación en el mercado, siendo un producto muy simple desde el punto de vista tecnológico.

fig2

Quiero decir con esto que la competitividad depende mucho de la imaginación de la empresa, o mejor dicho de su capacidad de innovar. Pero innovar no es necesariamente desarrollar una tecnología puntera. Innovar – en producto – consiste en ser capaz de poner en el mercado un producto o servicio con mayor valor para los consumidores, y el mundo empresarial está lleno de ejemplos de productos innovadores simples que han triunfado en los mercados. ¿Qué son si no los tacos de notas Post-it?

Un comentario

  1. Pingback: Extraños en un tren « De qué vais? #LosEconomistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: