Los Pujol y el tipo de cambio

Los Pujol y el tipo de cambio

Parece un hecho incontrovertible que la familia Pujol pertenece a la galería hispana (con perdón) de las fortunas fáciles. La colusión entre el poder político y los negocios, y un marco institucional que alimente conductas oportunistas para los bien situados son algunas de las explicaciones que se han dado sobre el capitalismo de amiguetes. Son fortunas fáciles, pero no exentas de riesgo (como el de acabar en la cárcel y desprestigiado por los siglos de los siglos). Sin embargo, el azar en algunas ocasiones brinda su dosis de suerte a este tipo de jugadores.

El galimatías con el que se trata de explicar de dónde ha salido tanto capital atesorado por los Pujol-Ferrusola en cuentas cifradas en Andorra, Liechtenstein y Zurich no es otro que una exitosa gestión de la herencia del abuelo Florenci (un personaje de novela como se describe aquí). Lo esgrimía uno de los nietos recientemente como excusa de un malentendido. Al morir en septiembre de 1980, el pare ya gobernaba en Cataluña y el avi legaba a la familia un depósito de dos millones de dólares norteamericanos en algún paraíso fiscal, con unas instrucciones escritas de su puño y letra para administrarlo con absoluta opacidad y que no se interfiriese en la carrera política del entonces Molt Honorable. Ese documento —añadía en su testimonio—, había sido parcialmente destruido. Una mala noticia para los historiadores del futuro, pero sobre todo para los jueces de hoy.

Lo intrigante no es lo alejado de esa cifra respecto de las que maneja la investigación judicial, sino si esos dos millones de dólares fueron realmente una fortuna que multiplicarían sus nietos, o más bien un capitalito para que estudiasen y siguiesen adelante los chicos. Que decidiesen dejarlos en el Pirineo sin notificarlo a Hacienda ya es un síntoma de que se trataba de algo más que calderilla de pequeña burguesía. ¿Cuánto dieron de sí, expresado en términos monetarios actuales, es decir, en valor de 2017? ¿Cuál fue su posible rentabilidad financiera? ¿Cuántos impuestos dejaron de pagar? Y, finalmente, ¿cuál había sido la palanca de esa riqueza que había buscado refugio fuera del país?

El ejercicio que propongo es sencillo y muy prudente, sometido a algunas restricciones por efecto del secreto bancario. Supongamos que tenemos un abrelatas. No sabemos el interés al que fue retribuido el depósito de la herencia. Hemos optado por aplicar el tipo a largo plazo del mercado financiero estadounidense y no del español, ligeramente superior. Hemos considerado que los herederos acumularon los intereses devengados sobre el principal, sin mover ni gastar un dólar hasta su mayoría de edad. Había que evitar llamar la atención. Sí están disponibles las series históricas del tipo de cambio peseta-dólar y son las que hemos utilizado para calcular la evolución de la cuenta en moneda española (los negocios de Florenci habían sido realizados en España). Ese orden de magnitud se ha deflactado a euros de 2010 para ser entendido por lectores de 17 a 99 años. Hemos optado por cargar una fiscalidad suave sobre unos beneficios obtenidos en los quince años siguientes a la muerte del patriarca. El tributo seleccionado es el Impuesto de Sociedades, a un tipo ponderado del 20 por ciento. Aunque más apropiado hubiese sido aplicar un tipo marginal del 45 por ciento, dado que, según la ley tributaria de 1990, los rendimientos e incrementos de valores en el extranjero «quedarán sujetos a los impuestos personales españoles». El resultado al detalle se ve en la siguiente Tabla.

Tabla 1 : Rentabilidad financiera de los 2 millones de $ USA depositados por los herederos de Florenci Pujol en un paraíso fiscal, 1980-1994

tablapujol

Sometido a los vaivenes del mercado financiero, la fortuna heredada recorrió tres etapas. La primera, 1980-85, ofreció una rentabilidad espectacular e inesperada. La incertidumbre que se cernía sobre la economía internacional generó un tipo de interés muy alto y, sobre todo, la escalada del dólar cuadruplicó el valor de ese depósito de haberlo convertido a pesetas. Descontada la inflación, los 4,83 millones de € de 1980 habían crecido hasta los 11 millones en 1985. En la segunda etapa (1986-90) las tornas se invirtieron y el fondo oculto perdió valor. No obstante, las devaluaciones sucesivas de la divisa española permitieron recuperar beneficios hasta 1994. Si hubiesen liquidado la cuenta ese año, los Pujol habrían obtenido un primer beneficio de 2,4 millones de €. Pero al aflorar el capital deberían haber pagado como mínimo 3 millones en impuestos. Para evitarlo están los paraísos fiscales.

En consecuencia, algunas fortunas crecen fácilmente con el viento a favor del mercado de divisas y el ejercicio continuado del fraude fiscal. La moraleja de esta fábula la puso el gobierno español cuando en 2012 amnistió a los defraudadores. Los Pujol han reconocido que blanquearon entonces el legado del abuelo, un personaje muy hábil para adaptarse a los cambios del contexto institucional. La acumulación primitiva de capital la cosechó con el contrabando de divisas entre Barcelona y Tánger en la España de la autarquía extrema para financiar las importaciones de los algodoneros catalanes. Pudo así crear un banco que creció al calor de la liberalización bancaria de 1962, las oportunidades de negocio del desarrollismo y el apoyo de la burguesía industrial de Barcelona. Y como no es lo mismo «hacer banca» que «especular con el banco», la quiebra de Banca Catalana puso un triste epílogo a esta historia que costó al Erario público algo más de 2.000 millones de euros. Sí, mil veces la herencia que se atribuye a los Pujol.  

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: