Valones fuera

Valones fuera

de Carlos Medrano Sola

Valonia, pequeña región de Bélgica, estuvo a punto de vetar el acuerdo de libre comercio con Canadá. En dicho acuerdo se pretende reducir el 99% de las trabas aduaneras. No se podrá cantar victoria hasta que los 28 estados miembros lo ratifiquen. ¿Habrá sorpresas? El ambiente no es favorable a este tipo de acuerdos. También se están organizando manifestaciones en muchas ciudades de Europa contra las negociaciones para la creación de un área de libre comercio con Estados Unidos. Alegan oscurantismo en las negociaciones, la introducción de transgénicos, más contaminación por los transportes, y las siete plagas de Egipto. Esto ya lo hemos vivido en España antes de ser “europeos”. Recuerdo aquella época en la que los camioneros españoles eran atacados por los “proteccionistas” franceses. Distintas industrias tampoco quisieron la entrada en la UE. Tantos años de subvenciones y aranceles crearon empresas con atrofia muscular. Y es que se vive muy bien teniendo un mercado cautivo. “Nadie es economista si es proteccionista” dijo el primer profesor de economía de la historia W. Nassau Senior. El libre cambio, al hacer bajar los precios, incrementa el poder adquisitivo general, mientras que el proteccionismo, al impedir la competencia, favorece a unos sectores determinados. Es decir que hay unos ganadores (protegidos) frente a unos pagadores (el resto de la sociedad).

Los movimientos anti globalización señalan a la mano negra que domina el mundo: los lobbies. Esos súper ricos que deciden sobre nuestras vidas en oscuros despachos llenos de humo. Volviendo al año 1985 recuerdo como algunos nos atemorizaban con las consecuencias de entrar en la entonces Comunidad Europea. Pintaban una España dominada por las grandes multinacionales europeas, sin industria ni agricultura. El miedo es un potente dominador de masas. Pero, resulta que también existen los lobbies de la otra parte. Lobos que cubren sus intenciones con un vellocino de buen rollismo y algún porrito. Líderes subvencionados por aquellos sectores ineficientes que harán todo lo posible por evitar que se les vean las vergüenzas. Su incapacidad para competir internacionalmente supondrá el cierre de sus empresas. Los enemigos del comercio no son trigo limpio.

España lleva 30 años dentro de la UE. En ese periodo el PIB se ha duplicado. Nuestro diferencial de riqueza respecto a nuestros socios ha pasado de estar en un 72% al 94% actual. Desde 1985 hemos multiplicado por 8 las exportaciones. Siendo dos terceras partes con países de la Unión. Tanto subimos que hemos sufrido nuestra mayor crisis (y no por culpa del comercio) desde la guerra civil. Pero viendo la foto de 30 años a esta parte los datos son abrumadoramente positivos. El libre comercio ha convertido a la UE en el mayor bloque comercial del mundo. Aunque ahora está virando hacia un nuevo lema “Globalización sí, pero entre nosotros” (Brexit aparte). No debemos temer llegar a acuerdos con países en los que existe el estado de derecho, y con una legislación común para que cuando haya problemas exista justicia. El que la hace que la pague. Por ejemplo, si contaminas lo tienes que solucionar más la multa correspondiente. Las empresas incompetentes que cierren despedirán a sus trabajadores. Estos podrán encontrar trabajo en las empresas que se beneficien de la apertura. A los que no puedan tendremos que ayudarles para que aprendan los nuevos oficios. Recientemente he visto la publicación del índice de precios del mismo vestido de Zara en distintos países. En España cuesta 50$ frente a los 66$ en Alemania. Parece razonable que sea algo más caro por los costes de transporte y el mayor poder adquisitivo germánico. Pero llama la atención que en Ecuador o Venezuela cuesta 99$ y 106$. No es por los costes de transporte ya que en México cuesta 53$ y 69$ en Panamá. El motivo de que Zara sea un artículo de lujo en Ecuador y Venezuela es el arancel del 45% a toda la ropa importada. Con eso consiguen hacer ricos a un puñado de empresarios que no tienen que invertir en la mejora del negocio ni pagar salarios competitivos. Y tienen empleados que malviven por una miseria de sueldo y no pueden comprar ropa en Zara.

  1. No voy a criticar tu artìculo, simplemente lanzo unas preguntas al aire.
    ¿Que se defiende en estos acuerdos el libre mercado o la libre movilidad del capital? ¿ Podrè ir a Canadà sin visado?
    ¿Cuál es el precio real del vestido para los trabajadores Vietnamitas que lo fabrican, bienviven y pueden comprar ropa en zara? O en otras palabras ¿ Quién se beneficia de la invasión de las multinacionales, el país matriz o el receptor?
    ¿ Quién regula para que la legislación sea común entre estados de “derecho”? ¿ Qué estado soberano acepta someterse a legislaciones adoptadas por otros países?

    Me gusta

  2. Hola Mikel, muchas gracias por tu comentario.
    No sé si es necesario el uso de visado en Canadá (creo que sí) pero sí te diré que hasta principios del siglo pasado la inmigración al nuevo mundo estaba muy bien vista. Si analizas un poco la historia todos los países receptores de inmigración han tenido éxito económico. Yo creo que por que la gente cuando vota con los pies (marchándose de su país hacia otro) lo hace por que cree que es mejor para ellos. El problema de la inmigración surge con el Estado de Derecho. No se puede recibir más usuarios porque el sistema quebraría. La solución para recibir más personas y que no puedan usar el “welfare state” es que sean ilegales. Solución que no creo guste mucho a los emigrantes. Así es cómo algunos países, ppalm. USA, han mantenido una inmigración. Mientras sea ilegal no quebrará el Estado del Bienestar. No obstante, y aún sabiendo las condiciones en las que vivirán, ababonan sus pueblos y pasan la frontera.

    Sobre el origen de las prendas de Zara te diré que están trabajando para salir de la “lista sucia laboral” Aquí la noticia https://goo.gl/baCqlr Y también te paso el artículo que escribí en 2013 con la catastrofe de Bangladesh en la que murieron mil mujeres en régimen de semi esclavitud http://www.eldineronocaedelcielo.com/?p=37 Supuestamente trabajaban para Primarck, Mango y El Corte Inglés.

    El poder está en nuestras manos. Como consumidores tenemos que comprar bienes que respeten a las personas y nuestro mundo. Solo así, las empresas tendrán que espabilar y demostrarnos que podemos confiar en ellas.

    Por último, te paso este video de Jordi Evole, en el que una Camboyana contesta que lo quiere ella es que los españoles compremos más ropa para tener más trabajo y que le paguen más sueldo. https://www.youtube.com/watch?v=uyVSTGIiOBM

    Los beneficios del Comercio Internacional son para toda la población. Y por tanto para todos los países. Lo contrario, es decir, los aranceles benefician (como ya he dicho, pero repito otra vez y las que haga falta) a unos empresarios ineficientes que no necesitan invertir en mejor maquinaria ni en pagar salarios de multinacional. En el caso que te cuento de Camboya y Jordi Evole podrás ver en este artículo http://www.revistagq.com/noticias/articulos/salvados-camboya-fast-fashion-moda-jordi-evole/23402 que Camboya a crecido en PIB exponencialmente y reducido en parecida proporción su índice de pobreza. Han pasado de la Edad Media a la Revolución Industrial del Siglo XIX. Ya les falta menos para acercarse al s.XXI.

    Sobre quién organiza el comercio internacional: El Comercio Internacional está regulado por la Organización Mundial del Comercio creada en 1995 para asegurar el desarrollo y liberalización del Comercio Mundial y de solucionar los conflictos comerciales que se puedan producir en sus países miembros (actualmente 159). Antes era el GATT. También está la Conferencia de Naciones Unidas sobre desarrollo (UNCTAD) que promueve la integración de los países en desarrollo en la economía mundial con el fin de promover su desarrollo. Muy importante si queremos un mundo más justo.

    Y es que al final del todo, si te das cuenta, los aranceles que les ponemos desde el 1er mundo a los países en desarrollo les condenan a la inanición. Para prosperar tienen que vender lo que son capaces de hacer con sus medios (agricultura y textil por ej.). Ni más ni menos que lo que pasó en España cuando se desarrolló. Al no permitírselo, lo único que les queda para prosperar (y votar con los pies) es irse de su país. Siempre y cuando no sea una dictadura comunista que les prohíba emigrar. Por cierto, ¡¡¡Qué horror tener que sujetar a su pueblo para que no huya de las miserias a las que son condenados por las castas del poder comunista¡¡¡. Si no les permitimos exportar solo les queda escapar, colarse en nuestro país para cuidar de ancianos y limpiar nuestras casas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: