Helicóptero monetario

Helicóptero monetario

(Publicado hoy en Expansión)

¿Qué le parecería que el Banco Central Europeo le regale una cantidad de dinero (por ejemplo, 500 euros), sin ningún tipo de contraprestación, y con la única condición de gastarlo antes de una fecha límite?

La idea ni es mía, ni es nueva. Fue Milton Friedman en su famoso artículo sobre la cantidad óptima de dinero quien en 1969 utilizó la metáfora del helicóptero lanzando billetes para comentar los efectos de una expansión monetaria. Otro famoso economista, Ben Bernanke lo recomendó a comienzos de este siglo para estimular la economía japonesa a través del aumento de la demanda y romper con la continuada deflación de precios que padecía el país nipón. Últimamente se vuelve a hablar de poner en marcha el helicóptero monetario, que reparta dinero de nueva creación, esta vez pilotado por el Banco Central Europeo (BCE). Su gobernador Mario Draghi deja la posibilidad abierta al responder con tibieza cuando se le pregunta sobre ello. La economía europea no acaba de consolidar la recuperación económica, hay riesgo de que la deflación sea persistente, la tasa de paro sigue siendo inaceptable en muchos países y la burbuja de la deuda soberana continua creciendo. Hasta ahora el BCE ha inyectado dinero en la zona Euro a través de la compra de activos en los mercados, principalmente letras y bonos públicos, y de la financiación directa a la banca comercial a un tipo de interés muy próximo al 0%. El resultado no está siendo todo lo satisfactorio que se preveía: ni los gobiernos, ni la banca están siendo capaces de estimular la demanda en unas condiciones de financiación tan favorables. Los gobiernos (al menos, muchos de ellos) no han sido capaces de diseñar políticas económicas expansivas y duraderas que justifiquen la burbuja de su deuda soberana. Y también muy lesiva para la economía, es la estrategia de buena parte de la banca privada que mantiene unos elevados tipos de interés de préstamos y créditos al consumo de las familias o la inversión de autónomos y PYMEs. Según datos del Banco de España, el tipo de interés medio de los créditos al consumo en 2015 en los países de la zona Euro fue 5,41%. Y en España, muy superior,… el 9,37%! Todo ello con tipos para los depósitos bancarios muy cercanos al 0%.

“La economía europea no acaba de consolidar la recuperación económica, hay riesgo de que la deflación sea persistente, la tasa de paro sigue siendo inaceptable en muchos países y la burbuja de la deuda soberana continua creciendo.”

El programa de compras de activos del BCE en 2015 (principalmente deuda pública) generó una inyección monetaria de 1,1 billones de euros, lo cual supone aproximadamente 3200 euros por persona residente en la zona Euro. La producción de dinero tiene un coste muy reducido y el BCE tiene la capacidad ilimitada para crear dinero adicional. ¿Por qué no se ha repartido una parte directamente entre los ciudadanos? Se me ocurren varios interrogantes (aunque ninguno de ellos quizás sea suficientemente relevante) que podrían explicar por qué, a pesar de todo, no se pone en marcha el helicóptero monetario:

  1. Dudas sobre a qué grupo de personas se concede el dinero ¿Sería para todos los ciudadanos, o deberían de excluirse colectivos como los menores de edad, las personas de renta alta o aquellos contribuyentes con prácticas fraudulentas o evasión fiscal?
  2. Dudas sobre la cobertura sectorial y territorial ¿Podría gastarse en cualquier compra o únicamente bienes producidos en la zona Euro? ¿Deberían ser bienes de primera necesidad o podría utilizarse también para ayudar a la compra de electrodomésticos, coches, etc.?
  3. Dudas sobre su legalidad e implementación. ¿Debería de aplicarse por igual en todos los países que forman parte de la zona Euro o dependería de sus tasas de inflación, tasas de paro o el volumen de deuda pública? Desde el punto de vista jurídico, ¿es necesario que se apruebe por el Parlamento Europeo y/o los parlamentos nacionales?
  4. A diferencia de las compras de bonos con emisión de dinero, el helicóptero monetario es irreversible, la cantidad de dinero creada ya no puede retirarse de la circulación (en el caso de la compra de bonos, una posterior venta revertiría la creación monetaria anterior). ¿Esto significa que los precios subirán, más tarde o más temprano, de manera proporcional a la creación monetaria?
  5. Pérdida de capital bancario. Al no haber contraprestación en los activos del BCE, con la creación monetaria existe un ajuste de igual cuantía y signo opuesto en el pasivo. ¿Esto supone obligatoriamente una reducción del capital propio en el balance del BCE? Como alternativa a este agujero en el balance, se ha propuesto incluir en el lado de los activos bonos públicos perpetuos y sin pago de intereses, aunque esto no deja de ser más que un artificio contable.

“…ni los gobiernos, ni la banca están siendo capaces de estimular la demanda en unas condiciones de financiación tan favorables.”

Incluso teniendo en cuenta todo lo anterior, me voy a animar a proponer un procedimiento de puesta en marcha del programa de creación monetaria directa para los ciudadanos. Para garantizar que el dinero genere un incremento del gasto en consumo y no se destina al ahorro, lo deseable sería establecer cupones de gasto (cheques regalo) que puedan ser utilizados para la compra presencial de bienes o servicios en establecimientos del territorio de residencia de la persona receptora. Podría ser un cheque por persona, administrado por los representantes legales en el caso de menores o personas enfermas, y divisible en cupones de gasto que permitan pequeñas compras (por ejemplo, 10 cupones de 50 euros para un cheque total de 500 euros por persona). Los cupones podrían retirarse, identificándose con el DNI o pasaporte, en aquellas entidades financieras que se adhieran al programa de reparto y canjeo de los cupones. Las compras deberían de efectuarse antes de una fecha límite (por ejemplo, 12 meses desde la puesta en marcha del programa), para asegurar que la creación de dinero se destina con inmediatez al gasto y las empresas puedan ajustar sus planes de producción y contratación de trabajadores. Los propietarios de los establecimientos que acepten los cupones podrían canjear las cantidades correspondientes en cualquier banco o entidad financiera, a cambio de dinero en efectivo o un incremento correspondiente de las cuentas bancarias que tengan abiertas en dichas entidades. La banca comercial entonces podría canjear los cupones en el BCE a cambio de saldos monetarios adicionales o reservas bancarias (teniendo un claro incentivo a ello para captar pasivos).

Una última reflexión, para acabar. Hace muchos años que se viene discutiendo sobre las inyecciones monetarias, pero siempre se han producido directamente desde los bancos centrales a los gobiernos, a los bancos y, en algunos casos, a grandes empresas en dificultades. No han funcionado. Hoy en día, los avances y la innovación en comunicaciones, productos financieros y tecnologías de la información, facilitan la puesta en marcha de medidas no convencionales como la descrita en el párrafo anterior. En un contexto de creciente necesidad, ¿a qué estamos esperando?

  1. Esta posibidad es muy provocativa y el post tiene la capacidad de analizarla y reeditarla con una original propuesta. Veo dos posibildades: o que el nuevo ingreso sea lineal o que dependa negativamente de la renta disponible (un impuesto negativo). Y aventuro una explicación de por qué no se llevará a cabo, que tiene que ver con el comportamiento de las autoridades como “animal spirits”. La medida supondría en cierto modo “saltarse el sistema financiero” como muy bien explicas. Y me temo que eso da pavor. Irracional (animal spirits) pero muy poderoso. No muy distinto fue el terror de los gobiernos al deficit fiscal a principios de los 30. Esta es la peor cara (y existe una buena!) del conservadurismo. Gracias Mikel.

    Le gusta a 1 persona

    • Yo me decanto porque sea una donación monetaria universal, una persona = un cheque regalo, únicamente excluyendo a los que salen en los papeles de Panamá y a los corruptos. Puesto que algo de inflación posiblemente traigan los vientos del helicóptero, la expansión monetaria también sería redistributiva por el efecto negativo sobre la riqueza en términos reales. En cuanto a lo de saltarse el sistema financiero, llevamos 8 años de crisis, de rescates bancarios, de tipos de interés casi a 0%, de oligopolio bancario, etc, y de tantas y tantas familias y empresas con dificultades para conseguir financiación. Que se pongan las pilas!

      Me gusta

  2. Quizá la respuesta a tu pregunta Míkel es que “para qué vas a regalar 500 € a cada ciudadano si puedes prestárselo y cobrar intereses por ello”. No hay que olvidar nunca que detrás del sistema bancario (y su capacidad de influencia política) hay un negocio gigantesco llamado DEUDA. Los acreedores necesitan deudores para hacer negocio.
    De todos modos, voy a seguir pensándomelo…..me parece divertido e interesante. Gracias

    Le gusta a 1 persona

    • Oye, Joan, que igual se podía poner en el activo del banco central el número de barras de pan, litros de leche, kilos de carne, pescado, etc. que compraremos con el cheque regalo del BCE en el supermercado… Pero no tengo muy claro que pasa con el activo conforme nos vamos “comiendo” nuestro cheque. El dinero le llega al dueño del super cuando su banco canjee los cupones por cash en el ECB y circulará permanentemente en la economía. Según la teoría cuantitativa del dinero (MV=PY) cualquier emisión monetaria acabará (si la velocidad del dinero no cambia) generando inflación (aumento de P) y/o crecimiento económico (aumento de Y). Yo veo mucho exceso de capacidad instalada y stock de inventarios sin vender hoy en día, así que me decanto porque la mayor parte de la nueva emisión monetaria genere incremento de ventas-PIB y poca inflación.

      Me gusta

  3. Una pregunta sobre el procedimiento propuesto para poner en marcha la inyección directa de dinero. Aunque se hiciera mediante cupones, un individuo siempre puede utilizar el cupón para consumir algo que ya pretendía consumir con anterioridad con su propio dinero, y por tanto usar ese dinero que iba a destinar para consumir al ahorro. Al final la inyección adicional se ha usado para ahorrar. Quizá la única opción para asegurarse de que se destine al consumo serían cupones de consumo de productos no convencionales para el individuo en cuestión, ¿no? pero no sé si es la mejor forma de poner la medida en práctica. ¿merece la pena entonces que se deje al individuo decidir si destinarlo a consumo o ahorro?

    Le gusta a 1 persona

  4. Gracias, José Miguel, por tu comentario muy atinado. Es cierto, se podría desviar al ahorro parte del ingreso monetario que no se gasta por la disponibilidad de los cupones. Se me ocurren tres parches que limiten los efectos de esta desviación del gasto. En primer lugar las personas tendemos a ser animal spirits y el hecho de ponernos una caducidad del cupón seguramente provocará que aumentemos nuestro consumo deseado (la propensión marginal al consumo se estima en valores cercanos al 70% del ingreso adicional). En segundo lugar, la previsión (expectativa) de inflación nos empujará a adelantar nuestro consumo presente frente al consumo futuro. Y en tercer lugar, incluso el ahorro adicional que se genere podría ayudar a aumentar la liquidez del sistema a través del mecanismo del multiplicador del dinero (parte de los depósitos generan préstamos que a su vez producen nuevos depósitos de formar circular) y de una reducción del coste de la financiación.

    Le gusta a 1 persona

  5. Yo también encuentro interesante el comentario de José Miguel. Qué ocurriría si solamente se vieran beneficiadas con el ingreso adicional de 500€ en cupones las persona que acepten canjear 500€ de ahorros propios por cupones? Así, una familia que acepte el programa recibiría, a cambio de 500€, 1000€ en cupones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: