¿Puede haber transición energética sin reforma fiscal?

¿Puede haber transición energética sin reforma fiscal?

Estando como invitada al seminario sobre generación eléctrica distribuida y autoconsumo que ha organizado la Fundación Gas Natural en Pamplona, me vine un tanto intrigada por una pregunta de alguien que decía venir de la Diputación de Soria durante el coloquio. No por venir de una Diputación (que bien podría haberme intrigado) sino porque la pregunta enlazaba el tema de la generación distribuida, la autoproducción, la transición al coche eléctrico y demás futuribles energéticos, con nuestro permanente problema de déficit fiscal. La pregunta era pertinente y relevante y así lo reconocieron los ponentes, que sin embargo, no le respondieron: hablaron sobre la parte regulada de la tarifa eléctrica –que en realidad no son ingresos tributarios para el Estado si no para el sistema eléctrico- pero ese es otro asunto.

”El argumento del señor de Soria (no confundir con el Ministro del ramo) venía a ser, que si bien esto de la auto producción y de la transición al coche eléctrico estaba muy bien, iba a generar un agujero importante en las cuentas públicas…”

El argumento del señor de Soria (no confundir con el Ministro del ramo) venía a ser, que si bien esto de la auto producción y de la transición al coche eléctrico estaba muy bien, iba a generar un agujero importante en las cuentas públicas dada la contribución relevante de los impuestos sobre hidrocarburos y sobre electricidad a las arcas públicas. Nunca me lo había planteado de ese modo, de modo que me he puesto a buscar los datos de la Agencia Tributaria para comprender si de verdad la transición energética constituye una amenaza (otra más) a nuestro sistema de bienestar.

En la Figura 1 he reunido datos de la Agencia Tributaria del Estado sobre ingresos fiscales desde 1997. La estructura de ingresos fiscales española descansa fundamentalmente en el IRPF, el impuesto de Sociedades, el IVA, y los impuestos especiales (hidrocarburos, tabaco, alcohol, y desde 1998 electricidad). Los energéticos por tanto contribuyen fiscalmente través de su respectivo impuesto especial y del IVA al que también están sujetos. Lo primero que he hecho es intentar comprender la magnitud de los ingresos especiales de hidrocarburos y electricidad y su evolución en el tiempo.

Figura 1: La contribución del consumo energético a las arcas del Estado 1997-2003

mar1

mar2mar3mar4Fuente: elaboración propia en base a los Informes Anuales de Recaudación Tributaria 2012 y 2013

Hasta la crisis de 2007, los españoles consumimos cada año más gasolina y más electricidad, lo que hizo aumentar la recaudación fiscal por estos consumos, si bien los tipos impositivos sobre la gasolina bajaron. Con la crisis dejamos más el coche en casa, se transportaron menos pasajeros y bienes, ¡consumiendo un 25% menos de gasolina en 2013 que en 2007! La caída en ingresos fiscales se contuvo parcialmente al elevarse los tipos sobre el impuesto de hidrocarburos que recuperó los niveles de 1997. También cayó el consumo de electricidad, de manera algo menos acusada, pero el impuesto sobre electricidad se elevó hasta casi doblar el valor que tenía antes de la crisis. Con todo ello en 2013 los ingresos correspondientes a los impuestos especiales por hidrocarburos y electricidad fueron casi equivalentes a los de antes de la crisis.

”… la contribución de los impuestos energéticos sobre el total de la recaudación fiscal del Estado no ha hecho más que caer desde 1997.”

Y sin embargo, la contribución de los impuestos energéticos sobre el total de la recaudación fiscal del Estado no ha hecho más que caer desde 1997. Si en aquella fecha el impuesto de hidrocarburos representaba casi el 10% de los ingresos del Estado en 2013 no llegaba al 6%. Ni añadiendo el casi 1% correspondiente al impuesto por electricidad se ha vuelto a alcanzar aquel 10% de ingresos fiscales por impuestos especiales a los energéticos. Pero, volvamos a la pregunta inicial ¿se puede hacer la transición al coche eléctrico y al autoconsumo sin hacer una reforma fiscal? De entrada parece que la recaudación por hidrocarburos ha ido perdiendo peso, y que la recaudación por consumo de electricidad es relativamente pequeña en España. Falta por estimar la contribución al IVA correspondiente a los consumos domésticos de hidrocarburos y electricidad –puesto que para las empresas el IVA soportado por estos conceptos es deducible – que no debe ser menor pero que no puedo calcular con los datos que me ofrece la Agencia Tributaria. Lo que sí que puedo calcular es lo que el fisco dejaría de ingresar si cambiara mi coche por uno eléctrico: en un año medio hago unos 10.000kms, que tributan al fisco en torno a 186 euros por impuesto de hidrocarburos y 114 euros de IVA, redondeando, unos 300 euros para Hacienda al año por consumo de gasolina. Un coche eléctrico medio en el mercado hoy consume unos 20 kWh/100 km por lo que mis 10.000km reportarían al fisco 80€ de IVA (aproximadamente 40€/Mwh) y 12,4€ de impuesto especial de electricidad. De modo que el Estado ingresaría sólo 100 euros por hacer los mismos kilómetros con mi nuevo coche eléctrico… siempre y cuando me mantuviera conectada a la red eléctrica. Si me convierto en autoproductora de electricidad desconectada de la red, Hacienda no ingresaría nada de nada por mis 10.000 kms.

Así que igual sí que tenía razón el señor de Soria, que como el homónimo ministro, ve un problema en esto de la autoproducción y el coche eléctrico. Aunque mucho me temo que los de los Papeles de Panamá suponen mayor riesgo para los ingresos del Estado que la transición energética que necesitamos.

(Epílogo: me hubiese gustado poder ver el efecto sobre las arcas forales, pero no he sido capaz de encontrar datos similares a los de la Agencia Tibutaria. Prometo intentarlo para otro post)

  1. Me pregunto, ante este relevante post, si no habría que computar también algunas magnitudes que afectan a las cuentas públicas y que cambiarían si se impusieran los híbridos y los enchufables. Por ejemplo, creo entender que somos compradores de permisos de contaminación. Y también que existen estrategias públicas para paliar los efectos de CO, CO2 y otros desechos producto de la combustión de fósiles. Esas estrategias, nacionales o locales, son costosas. Así que el cálculo del coste para el erario del motor eléctrico es algo más complejo y, sin duda, digno de estudio.

    Le gusta a 1 persona

    • Efectivamente Jorge. Es mucho más complejo pero la batalla dialéctica está sobre la conveniencia o no de impulsar el autoconsumo y el coche eléctrico en base a las necesidades/capacidades/resultados del sector eléctrico. Véanse las transparencias de la segunda parte del seminario al que asistí (están disponibles en esa misma web), donde se repitió hasta la saciedad lo ineficiente del autoconsumo sin hacer ni una sola referencia a este asunto.

      Como en cualquier momento anterior de rápido cambio tecnológico, se alteran todas las estructuras (las sociales, las políticas, las económicas) y tendremos que adaptar las fiscales también a los nuevos tiempos. Yo creo que hay que ir hacia el coche eléctrico y abandonar los hidrocarburos, pero hay que ir identificando los obstáculos más allá de los intereses empresariales.

      Me gusta

  2. Pingback: El peculiar tratamiento de la energía nuclear en las estadísticas oficiales « De qué vais? #LosEconomistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: