Reforma fiscal en Navarra: IRPF

Reforma fiscal en Navarra: IRPF

La reforma fiscal en Navarra afecta a diez Leyes Forales y va a modificar fundamentalmente los impuestos sobre el IRPF, Patrimonio, Sociedades y el Impuesto sobre Hidrocarburos. El Gobierno de Navarra aprobó el Proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias el 4 de noviembre de 2015.

Con la reforma, la Hacienda Foral espera incrementar la recaudación entre 2016 y 2017 en algo más de 127 millones de euros (los ingresos fiscales en 2015 en los presupuestos del Gobierno Foral fueron de 3.102,5 millones de euros).

En este artículo voy a centrarme en el análisis de las modificaciones introducidas en el IRPF, que es el más importante de los impuestos directos.

Las modificaciones introducidas son:

  1. Con efectos para los periodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2015:
    1. Sobre las rentas exentas o no sujetas.
    2. Sobre la distribución de prima de emisión de acciones o participaciones.
    3. Sobre las reducciones de capital que tengan como finalidad la devolución de aportaciones.
    4. Sobre las retenciones.
  2. Con efectos para los periodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2016:
    1. Sobre las aportaciones a planes de pensiones (se rebajan los límites).
    2. Sobre los mínimos personales y familiares.
    3. Sobre la escala de gravamen.
    4. Sobre la deducción por rendimientos de trabajo.
    5. Sobre la deducción por vivienda habitual.
    6. Sobre la deducción por las cuotas satisfechas por el Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica.
    7. Sobre las retenciones (cambian porcentajes de retención).
    8. Sobre las ganancias patrimoniales por cambio de residencia.
  3. Con efectos para los periodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2017:
    1. Sobre la transmisión de derechos de suscripción preferente.

De estas modificaciones, el principal cambio que se introduce en el esquema de liquidación del IRPF es la forma de aplicación del mínimo personal y el mínimo familiar. Hasta ahora se restaban entre la base imponible y la liquidable de la parte general del esquema de liquidación del impuesto, y ahora se propone que pasen a ser deducciones en cuota al 25% de su importe actual.

Los otros cambios sustanciales son: el incremento en la escala de gravamen que se aplica a la base liquidable tanto en la parte general como en la especial, el aumento de las retenciones sobre los rendimientos de trabajo para rendimientos anuales de más de 23.250 € y la progresividad que se introduce en la deducción por trabajo llegando a los 400 euros como mínimo.

Para comprobar la diferencia de tributación en el IRPF de estos cambios señalados en los dos párrafos anteriores, se plantea un ejercicio de liquidación sencillo donde se comparan tres contribuyentes con situaciones familiares distintas: una persona soltera y sin hijos, una pareja sin hijos y una pareja con dos hijos mayores de tres años.

“En el ejercicio 2016 algunos contribuyentes van a pagar más IRPF. Se podría señalar que aquellos que ingresen por encima de los 20.000€ anuales…”

Se realizan sus declaraciones de IRPF con tres ganancias por rentas del trabajo por cuenta ajena de 20.000 euros, 37.000 euros y 52.000 euros. Los rendimientos de trabajo están escogidos para que tributen en los tramos 4, 5 y 6 de la escala de gravamen (la escala contiene 11 tramos). La idea ha sido cubrir el estudio de las rentas denominadas “medias”.

Se comparan los resultados obtenidos en la tributación de estos contribuyentes para los ejercicios 2015 y 2016.

Los resultados se recogen en las Tablas 1, 2 y 3. Se presenta la diferencia de liquidación hasta la cuota líquida que permite una comparación más homogénea entre los dos ejercicios sin incluir el efecto del aumento de las retenciones.

Tabla 1. Persona soltera

EJERCICIO 2015
RENDIMIENTOS NETOS DEL TRABAJO 20.000 € 37.000 € 52.000 €
CUOTA LÍQUIDA 2.711,25 € 7.524,25 € 12.974,85 €
EJERCICIO 2016
RENDIMIENTOS NETOS DEL TRABAJO 20.000 € 37.000 € 52.000 €
CUOTA LÍQUIDA 2.728,75 8.013,75 €* 13.888,75 € **

Fuente: Elaboración propia

*Y **Teniendo en cuenta una deducción por trabajo menor que 700 € con el límite de 400 €.

Tabla 2. Pareja sin hijos (mismo sueldo)

EJERCICIO 2015 Ingresos de cada miembro de la pareja
RENDIMIENTOS NETOS DEL TRABAJO 20.000 € 37.000 € 52.000 €
CUOTA LÍQUIDA 5.423 € 15.048,5 € 25.949,7€
EJERCICIO 2016
RENDIMIENTOS NETOS DEL TRABAJO 20.000 € 37.000 € 52.000 €
CUOTA LÍQUIDA 5.457,5 € 16.027,5 €* 27.777,5 €**

Fuente: Elaboración propia

*Y **Teniendo en cuenta una deducción por trabajo menor que 700 € con el límite de 400 €.

Tabla 3. Pareja con dos hijos mayores de 3 años (mismo sueldo)

EJERCICIO 2015 Ingresos de cada miembro de la pareja
RENDIMIENTOS NETOS DEL TRABAJO 20.000 € 37.000 € 52.000 €
CUOTA LÍQUIDA 4.530,75 € 13.827,58€ 24.563,6 €
EJERCICIO 2016  
RENDIMIENTOS NETOS DEL TRABAJO 20.000 € 37.000 € 52.000 €
CUOTA LÍQUIDA 4.564,5 € 15.134,5€* 26.884,5 €**

Fuente: Elaboración propia

*Y **Teniendo en cuenta una deducción por trabajo menor que 700 € con el límite de 400 €.

Los aumentos de tributación en cada caso se recogen en la Tabla 4.

Tabla 4. Porcentaje de aumento en la tributación en cada uno de los casos planteados

20.000 37.000 52.000
Soltero 0,6454% 6,5056% 7,0436%
Matrimonio 0,6362% 6,5056% 7,0436%
Matrimonio con hijos 0,7449% 9,4515% 9,4485%

Fuente: Elaboración propia

Como conclusiones podemos decir que:

-En el ejercicio 2016 algunos contribuyentes van a pagar más IRPF. Se podría señalar que aquellos que ingresen por encima de los 20.000€ anuales, aproximadamente.

-Es verdad que se gana en equidad al pasar los mínimos familiares y personales como deducciones, pero salen perjudicadas las familias con hijos y con un nivel de ingresos por encima de los 20.000 €.

-Se produce un aumento de las retenciones sobre los rendimientos de trabajo para rendimientos anuales de más de 23.250 € que veremos reflejadas en las nóminas a partir de enero de 2016.

Si con la reforma se persigue aumentar la recaudación, se pueden plantear algunas otras medidas como:

-Hacer progresivo el mínimo personal: que disminuya conforme aumenten los ingresos anuales del sujeto pasivo.

-Imputar como hace el Régimen Común un rendimiento a los inmuebles desocupados. En concreto aplican una renta imputada del 1,1% del valor catastral de todos los inmuebles desocupados que tenga un contribuyente, que se suman al resto de rendimientos de la parte general.

-Eliminar definitivamente la deducción por vivienda habitual.

-Controlar especialmente las rentas susceptibles de generar fraude.

En definitiva, una subida de IRPF va a reducir la renta disponible de los ciudadanos y por ende el consumo privado.

En el contexto de un país descentralizado, las CCAA pertenecientes al Régimen Común y el Régimen Foral del País Vasco presentan actualmente un escenario de bajada de impuestos; mientras que el otro Régimen Foral existente, el navarro, plantea el escenario contrario.

“…una subida de IRPF va a reducir la renta disponible de los ciudadanos y por ende el consumo privado.”

Dejando ya las modificaciones del IRPF en particular y hablando en general de todos los impuestos, se puede señalar que cualquier reforma fiscal que implique un aumento de los impuestos que pagamos (aunque no sea generalizada para todos los contribuyentes) está mal vista por los ciudadanos. Pero, quizás si el Gobierno concretara y justificara en qué políticas va a invertir este aumento recaudatorio, los ciudadanos la aceptarían de mejor grado.

En febrero de 2014 se publicó un informe que el Gobierno Central encargó a una Comisión de expertos para la reforma del sistema tributario, también conocido como “Informe Lagares” (apellido del experto que lideró el estudio). Las pretensiones de la reforma fiscal que se plantearon fueron:

  1. Lograr un mayor impulso a la economía (a través de la renta familiar disponible, mediante una mayor actividad de las empresas y favorecer el empleo).
  2. Alcanzar un mayor nivel de equidad global (tratar igual a los iguales, eliminar exenciones, reducciones y regímenes especiales y cambiar la composición del sistema).
  3. Conseguir un sistema impositivo más eficiente (imposición más neutral frente al mercado, eliminación de procedimientos generadores de fraude y coordinación total entre impuestos).

Aceptar estas recomendaciones implica una reforma más global e intensiva del sistema tributario, y Navarra podría empezar a plantearla en su condición de Régimen Foral respetando el Convenio Económico.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: