El tamaño de la empresa, ¿una variable de política económica?

El tamaño de la empresa, ¿una variable de política económica?

Recientemente la gran empresa española ha irrumpido en el debate económico a través del Informe España 2018 elaborado por el Consejo Empresarial para la Competitividad. En este Informe se sugieren medidas de política económica para abordar los problemas de la economía española. Entre las iniciativas propuestas se plantea aumentar el tamaño empresarial y para ello sugieren eliminar las barreras legales, laborales, regulatorias y fiscales que tienen las compañías para aumentar su volumen de negocio.

El tejido empresarial en España se caracteriza por una gran fragmentación, con un predominio muy elevado de micro y pequeñas empresas y un número reducido de grandes empresas. A finales de la década pasada en el sector privado no financiero de la economía española existían 2,7 millones de empresas que empleaban 12,1 millones de personas; en las mismas fechas y los mismos sectores, en la economía alemana había 1,8 millones de empresas para 21,2 millones de ocupados. Según datos de la OCDE (2011) en ese tiempo España contaba con 3.305 empresas grandes (más de 250 trabajadores) mientras que en Alemania el número de grandes empresas era de 8.995. En este contexto, se ha configurado un estado de opinión entre empresarios y académicos alrededor del déficit de dimensión de la empresa española que se resume como sigue: a) la evidencia entre empresas de distintos países pone de manifiesto que la productividad, propensión exportadora y propensión innovadora de las empresas aumentan con su dimensión; y b) el tejido empresarial español se caracteriza por una presencia relativamente mayor de empresas pequeñas que otros países próximos como Alemania o Francia. El corolario concluye que aumentando el peso en el tejido productivo de empresas medianas-grandes en detrimento de las pequeñas, se producirá un avance importante en productividad, propensión e intensidad de la innovación e internacionalización de las empresas españolas.

A partir de este diagnóstico, la recomendación de política económica dirigida a aumentar la dimensión media de las empresas españolas parece del todo justificada. Sin embargo, el razonamiento y la propia recomendación final ignoran un aspecto importante: ¿Qué determina la distribución de tamaños empresariales de una economía en un momento del tiempo y su evolución? Si existen factores desconocidos que causan o explican la distribución de tamaños, forzar con estímulos públicos procesos de crecimiento empresarial creará un sistema productivo distorsionado en relación al que corresponde de acuerdo con las fuerzas subyacentes y no logrará los efectos deseados. Si las diferencias en el tamaño de las empresas entre unas economías y otras responden a la misma variable no observable que también explica las diferencias en capacidad innovadora y de internacionalización, mientras no se actúe sobre esa causa común, se puede artificialmente influir en el tamaño pero sin efecto alguno sobre la productividad, la innovación y la internacionalización. Por ello, cualquier análisis sobre el tamaño de las empresas debe comenzar por identificar si el tamaño es causa o efecto.

La evidencia empírica sobre esta cuestión es variada. Almunia y López (2012) y Garicano (2012) han situado las explicaciones sobre la insuficiente dimensión de las empresas españolas en el marco institucional, la regulación del mercado laboral, las normas fiscales, la falta de competencia en los mercados y deficiencias en el funcionamiento de los mercados financieros. Por otro lado, Huerta y Salas (2012) y (2014) contrastan que las diferencias en tamaños medios empresariales observadas en una muestra de países, responden más a factores de organización y gestión interna de las empresas asociados con la calidad del recurso empresarial y a la confianza entre los principales actores de la empresa que a diferencias en el funcionamiento de los mercados. Si esta hipótesis se confirma, la recomendación de política económica que emerge es muy distinta de la ofrecida en el Informe España 2018, ya que sugiere focalizar las iniciativas para la mejora de la productividad (paralela al aumento en el tamaño medio de las empresas) en aspectos relacionados con el funcionamiento del mercado de empresarios y la profesionalización de la gestión. Así aspectos como la mejora en la gestión de las empresas familiares, la utilización de técnicas avanzadas de gestión empresarial y todo ello en un contexto de confianza entre trabajadores, accionistas y directivos, serían los impulsores claves para el aumento del tamaño de las empresas.

Estos resultados, señalan un camino para avanzar en la mejora de la productividad de los empresarios en España que dará lugar a empresas más grandes y a un aumento en la productividad de la economía. Si se pretende reducir la fragmentación empresarial y actuar sobre la distribución de tamaños, se debe otorgar prioridad a reformas y políticas públicas que incidan en la mejora de la gestión empresarial impulsando la profesionalización de la dirección, frente a iniciativas que actúan sobre el funcionamiento de los mercados laboral, financieros y de productos. Toda esta evidencia indica que el reto prioritario para España es avanzar en la dirección de unas relaciones laborales entre empresarios y trabajadores que se asiente en la confianza para profesionalizar la dirección de las empresas y aumentar la delegación y participación de los trabajadores en las mismas. La cualificación adecuada de empresarios y directivos son condiciones necesarias para que se adopten las mejores prácticas en gestión empresarial que afectan, sin duda, al crecimiento de las empresas, su tamaño y su productividad.

Referencias:

Almunia, M y D. Lopez (2012) “The efficiency costs of tax enforcement: Evidence from a panel of Spanish firms” Job Market Paper.

Garicano, L. (2012)”Los de la Champions y muchos más”, El País.

Eurostat (2011) Key figures on European Business with special features on SMEs, Pocket books.

Huerta, E. y V. Salas (2012) “La Calidad del recurso Empresarial en España” Papeles de Economía Española.

Huerta, E. y V. Salas (2014) “Tamaño de las Empresas Españolas y Productividad de la Economía Española: Un Análisis Exploratorio” Mediterráneo Económico.

Autores:

Emilio Huerta y Vicente Salas Fumas

    • Efectivamente la discusión básica se refiere a si existe una variable, por ejemplo, la capacidad de dirección de la empresa vinculada a la calidad del capital empresarial y directivo que afecta simultaneamente al tamaño y a la productividad. Si esta hipótesis es cierta hay que actuar sobre la calidad del recurso empresarial para mejora la productividad e incidir sobre el tamaño.

      Me gusta

  1. Es evidente que aumentar el tamaño de las empresas traería consigo más innovación, exportación y, probablemente, una mayor productividad. En primer lugar, las grandes empresas tienen un coste de financiación más bajo. En segundo lugar, las grandes empresas suelen tener una mayor capacidad para crear nuevos productos y hacerse notar en los mercados. Sin embargo, bien es cierto que estas ventajas pueden verse mermadas por la gran cantidad de managers intermedios que no permiten un trasvase de información óptimo entre los directivos y los empleados de niveles inferiores. Con esto, lo que queremos decir es que el aumento del tamaño de las empresas no va a implicar necesariamente beneficios inmediatos en términos de rendimiento.
    Por otra parte, nosotros creemos que el aumento del tamaño de las empresas en este país no es posible debido, en parte, a que el Estado no está en situación de ofrecer estímulos para ello. Además, las pequeñas empresas se han mostrado más eficientes para cubrir pequeños nichos de mercado en los que existe un contacto más directo y personal con el cliente.
    En cualquier caso, opinamos que no es necesario cambiar el tejido empresarial. La clave pasa por profesionalizar los puestos directivos, tal y como menciona el profesor Huerta en el artículo, e incidir en mejorar las técnicas de dirección de la empresa para aumentar la productividad dado que llevar a cabo cambios más profundos con el objeto de aumentar el tamaño de las empresas, como puede ser una reforma laboral y fiscal, resulta en estos momentos una labor muy ardua con un resultado incierto.

    Me gusta

    • El tamaño empresarial está condicionado ademas de por elementos institucionales como los que citais, el marco regulatorio, fiscal, condiciones financieras o normativas sindicales, por otros como la tecnología, para aprovechar las economías de escala y de alcance, y el tamaño del mercado. Esta relación entre tamaño eficiente y tamaño del mercado es clave. En un momento en el que algunos mercados se están globalizando, por la desaparición de barreras arancelarias y no arancelarias, ello debería condicionar la decisión del tamaño de muchas empresas. Por eso podemos considerar que las empresas españolas que compiten en mercados cada vez más globales, deberían aumentar su tamaño empresarial, muchas lo están haciendo ya pero otras se encuentran con dificultades asociadas a la mayor complejidad de la gestión.

      Me gusta

  2. En primer lugar, el hecho de que ahora mismo nuestro tejido empresarial en España esté conformado principalmente por pymes, no quiere decir que sea la mejor opción. Además, si las grandes potencias a nivel económico en Europa a día de hoy como Alemania tienen una estructura predominantemente formada por grandes empresas, significa que algo están haciendo bien.
    Uno de los principales fallos de las empresas españolas es que carecen de capacidad exportadora, lo cual es más sencillo de realizar en el caso de empresas grandes que pueden internacionalizarse con más facilidad, con lo cual queda en parte patente por qué cojeamos de este pie.
    Sin embargo, no se puede afirmar que todo son ventajas, ya que en primer lugar una gran empresa no se crea en un día, ni en dos. Y en segundo lugar porque una pyme goza de menos regulaciones y está sujetas a menores tributaciones. Esto genera una reticencia a superar los umbrales que separan las pymes de las grandes empresas.
    En conclusión, considero que sí que habría que ir progresivamente aumentando el número de grandes empresas en España, pero esto debe ir de la mano de una serie de medidas que lo hagan atractivo. A día de hoy, opino que el Estado no está en condiciones de hacerlo, de modo que quizás se deba esperar.

    Me gusta

    • Como señalas, hay evidencias de que cuanto mayor son las empresas mayor es su capacidad innovadora y su intensidad exportadora, por eso se recomienda que las empresas españolas aumenten su tamaño pero cuando se hace esta observación, no se considera por qué las empresas tienen el tamaño que tienen. es decir, primero hay que discutir con detalle cuales son las causas que originan que el tamaño de las empresas españolas sea reducido y la estructura empresarial esté muy fragmentada. A nuestro juicio , la calidad del recurso empresarial, su formación, habilidades conocimientos.. es un factor notable a la hora de explicar el reducido tamaño de las empresa españolas. Y también este factor, la calidad empresarial es importante a la hora de explicar los comportamientos innovadores y exportadores de las empresas españolas.

      Me gusta

  3. Respecto a las causas que han dado lugar al entorno empresarial español, caracterizado por el escaso tamaño de sus empresas, repercutiendo en la productividad, queríamos destacar la falta de cualificación de los empresarios españoles.

    En nuestra opinión, ésta ha sido una característica del siglo XX, cuando solo unos pocos tenían la suerte de poder estudiar una carrera universitaria, un grado superior y no menos importante, aprender una lengua extranjera. Sin embargo, esta tendencia se está invirtiendo actualmente y sin duda seguirá haciéndolo.

    Hoy en día, están saliendo al mercado laboral las generaciones más preparadas de la historia, con grandes conocimientos y muchas veces con más de un idioma extranjero a sus espaldas. La repercusión en las empresas es directa. Una nueva generación de empresarios altamente formados, sin tener los idiomas como barrera para salir al extranjero, y por tanto, con menor aversión al resto está saliendo al mercado.

    Sin duda, esta nueva generación es la que podrá llevar a cabo el necesario cambio en la dimensión de las empresas. El valor añadido aportado por ésta, que se ha creado en un entorno de constante desarrollo tecnológico, será capaz de aportar ideas innovadoras en la gestión empresarial que mejoren la productividad y permitan aumentar la dimensión de las empresas, partiendo de aquellas que actualmente son pequeñas pero productivas.
    Además, sin la barrera del idioma, y con una perspectiva de vida más globalizada, estos nuevos empresarios tendrán más capacidad para expandir sus negocios internacionalmente, lo que les dará la oportunidad de entrar en nuevos mercados, aprender nuevas técnicas de trabajo, y en definitiva, aumentar el tamaño de sus empresas y aumentar su productividad.

    Izaskun García Barberena
    Leyre Iriguibel Aldunat
    María Ester Etayo López
    Maitane Erro Barberena

    Me gusta

    • Es cierto vuestro comentario pero hay que diferenciar entre empresarios y directivos. Vuestra observación se refiere mas al conocimineto y formación de los directivos que a la de los empresarios. Por ejemplo, menos del 15% de los empresarios españoles (todo tipo de propietarios de pequeños y muy pequeños negocios o talleres, por ejemplo) tiene formación universitaria, por el contrario, más del 70% de los directivos tienen formación universitaria. La distinción en esta dicusión sobre el tamaño empresarial entre empresarios y directivos es relevante.

      Me gusta

  4. El tamaño medio de las empresas españolas es inferior al de las empresas europeas. A pesar de que la posición de menor tamaño otorga a las empresas una posición estratégica, de cara a rapidez de respuesta o reacción, organización, toma de decisiones, empleo… Son las empresas de gran tamaño las que tienen la capacidad de generar un mayor crecimiento económico, innovación, internacionalización o acceso a mercados financieros.

    De esta manera, consideramos necesaria la idea de fomentar el tamaño de las empresas en nuestro país, pero existen obstáculos tanto internos como externos que van a ver perjudicada esta acción.

    Estos factores pueden ser las barreras de regulación fiscal o laboral; las barreras a fusiones o ampliaciones de empresas, o simplemente el desconocimiento de técnicas para aumentar dicho tamaño.

    Por todo lo expuesto, concluimos que es necesario que se actúe desde la Administración; ya sea mediante financiación, eliminación de obstáculos o simples medidas que apoyen o fomenten el aumento de tamaño de las empresas.

    Me gusta

  5. En nuestra opinión, el tamaño de las empresas en ningún caso debe de considerarse como objetivo prioritario. El tamaño viene una vez analizados los recursos y capacidades de la propia empresa y de las opciones que el mercado les ofrezca. Al fin y al cabo creemos que el tamaño de la empresa es el efecto de una gestión ejemplar y profesional. Por lo que establecer directamente un tamaño predeterminado, no tiene por qué aumentar la productividad ni la competitividad a nivel europeo. Lo que vemos imprescindible es profesionalizar el mundo empresarial tanto a nivel directivo como el de los empleados y estrechar lazos entre ambas partes. Por ello vemos igual de fundamental la existencia de trabajadores cualificados provenientes de formación profesional como la de gestores.

    Como conclusión indicar que lo que debemos cambiar en España es la mentalidad empresarial, debemos ampliar nuestros conocimientos, nuestras barreras tanto físicas como psicológicas y sobre todo profesionalizar el sector.

    Me gusta

    • Estoy de acuerdo con vuestras observaciones. La calidad de empresarios y directivos es un elemento esencial para establecer un proyecto empresarial sólido y con excelentes perspectivas de crecimiento.

      Me gusta

  6. En nuestra opinión el debate debe situarse sobre el establecimiento de unas correctas prioridades.

    El tamaño de la empresa no debe ser la principal prioridad, sino su productividad.
    Desde nuestro punto de vista es el tamaño de la empresa el que debe seguir a un aumento de la productividad como una consecuencia natural de la necesidad de aumentar la producción.
    De esta manera la capacidad de la empresa será explotada más eficiente y eficazmente que del otro modo, dando lugar a una mayor y mejor autofinanciación, comercialización, innovación e internacionalización.

    Un ingrediente vital en este proceso es la calidad del empresario. Ésta es crucial para el aumento de la productividad, ya que las decisiones de inversión se tomarán mejor cuanto más cualificada sea la persona al mando.
    Al mismo tiempo, conforme vaya aumentando la productividad es muy probable que la calidad del empresario también lo haga: mayor inversión en su formación, ideas nuevas provenientes de un contexto internacional,etc. Por lo tanto, debemos concluir que la calidad del empresario mejorará más al aumentar la productividad de la empresa que al aumentar el tamaño de la misma.

    Por otra parte, debemos preguntarnos qué es lo que ha hecho que lleguemos a esta situación.

    La economía española nunca ha conocido una verdadera revolución industrial y la modernización de nuestra economía supuso el salto de una economía esencialmente agraria a una centrada en el sector terciario.

    El sector servicios requiere mucha menos inversión en investigación y R&D que otros sectores, como la industria, lo que hace que también su productividad sea limitada.
    Concretamente, observamos esto si realizamos una comparación entre las actividades centrales de dos economías: el turismo español y grandes industrias centroeuropeas. Es de esperar que una actividad con mayores perspectivas productivas abarque empresas de mayor tamaño.

    Una vez establecidas las prioridades y analizada la evolución histórica, podemos empezar a analizar la presente. Es erróneo pensar que de otro modo podamos predecir el futuro desarrollo y conseguir los objetivos deseados tanto a corto como a largo plazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: